Viernes, 7 de Noviembre de 2008

Los hostigadores disfrutan al ver sufrir a los demás: estudio

Reuters ·07/11/2008 - 17:46h

Por Julie Steenhuysen

Un grupo de investigadores reveló el viernes que los adolescentes con antecedentes de comportamiento hostigador realmente sentirían placer al ver sufrir a otras personas.

Si bien esto no es novedad para quienes alguna vez han padecido hostigamiento, no es lo que esperaban hallar los expertos a partir del análisis de los cerebros de jóvenes hostigadores, indicó en una entrevista Benjamin Lahey, de la University of Chicago, quien participó del estudio.

"El motivo por el cual nos sorprendimos es que la perspectiva reinante es que estos chicos son fríos e indiferentes en su agresión", dijo Lahey, cuyo estudio fue publicado en la revista Biological Psychology.

Pero "esto parecería mostrar que les importa y mucho", señaló Lahey, quien trabajó en el estudio con Jean Decety, también de la University of Chicago.

Los investigadores compararon a ocho varones de 16 a 18 años que presentaban desorden agresivo de la conducta con un grupo de adolescentes sin signos aparentes de agresividad.

Los chicos con el desorden conductual habían exhibido comportamientos negativos, como iniciar peleas, usar armas y robar a sus víctimas luego de confrontar con ellas.

El equipo le mostró a ambos grupos videoclips de alguien infligiendo dolor en otra persona y controlaron su actividad cerebral a través de imágenes por resonancia magnética funcional (IRMf).

Entre los adolescentes agresivos, las zonas del cerebro relacionadas con la sensación de recompensa, como la amígdala y el estriado ventral, se volvieron muy activas cuando observaban el dolor infligido sobre otras personas.

Por otro lado, los cerebros de los adolescentes con signos de agresividad mostraban poca actividad en la región vinculada con la autorregulación, es decir la corteza frontal y el cruce temporoparietal, comparado con el grupo de control.

"Es completamente posible que sus cerebros se activen de esa forma porque viven la experiencia de ver sufrir a otros como excitante, divertida y placentera", dijo Lahey.

"Debemos probar mejor esa hipótesis, pero (por ahora) eso es lo que parece", añadió el experto.

Lahey indicó que las diferencias entre ambos grupos fueron importantes, pero advirtió que el estudio era pequeño y que requiere ser confirmado por una investigación más amplia.