Archivo de Público
Jueves, 15 de Noviembre de 2007

Moratinos descarta llamar a consultas al embajador de España en Caracas

Considera que es "la última medida" que habría que tomarse

EFE ·15/11/2007 - 12:26h

Moratinos, esta mañana, durante su comparecencia. EFE

Más que "gestos", son necesarias gestiones para reconstruir la relación con Venezuela, ha matizado el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para quien "lo último que debe hacerse" es llamar a consultas al embajador de España en Caracas. 

En un desayuno informativo, Moratinos ha recordado la "firmeza" de la respuesta del Rey al presidente venezolano, Hugo Chávez, durante el plenario de la Cumbre Iberoamericana, así como la intervención "muy clara, muy firme, muy ponderada, pero seria", del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.  

El ministro de Asuntos Exteriores ha defendido que la postura del Gobierno español ante la crisis con Venezuela será de "serenidad", "firmeza" y de "defensa de los intereses españoles". Además, ha pedido"confianza" en el Ejecutivo que va a seguir trabajando para resolver "este incidente".

A pesar de la insistente petición del principal partido de la oposición (PP) de que se llame a consultas al embajador español en Venezuela, el ministro de Asuntos Exteriores dijo que, quizá, "su deformación profesional" le impide tomar esta medida porque considera que hay que agotar otras vías diplomáticas antes de llamar a consultas a un embajador.

Moratinos cree que lo más conveniente es trabajar para que se enfríen las "declaraciones y contradeclaraciones" porque, a su juicio, éstas "no ayudan a crear una atmósfera para resolver el incidente".

Protección de intereses 

El canciller español explicó también que los empresarioas españoles que tienen intereses en Venezuela le han pedido que el Gobierno "trabaje para proteger sus intereses" en ese país Iberoamericano y para que "puedan seguir desarrollando su actividad".

A su juicio, la política exterior es un "arte" y "un saber" y la estrategia del Gobierno frente a Chávez será la seguir "tranqulos" para "recomponer" las relaciones entre España y Venezuela.