Jueves, 6 de Noviembre de 2008

Benedicto XVI cree "injustificable" la violencia en nombre de dios

El pontífice cree que "el nombre de dios sólo puede ser un nombre de paz, fraternidad, justicia y amor" 

·06/11/2008 - 14:04h

EFE - El Papa Benedicto XVI.

El papa Benedicto XVI ha condenado la violencia que se perpetra en el nombre de dios, que calificó de "injustificable y deplorable", y pidió a los musulmanes y cristianos que unan sus esfuerzos "para acabar con las imágenes distorsionadas que a menudo tienen uno del otro y dificultan las relaciones".

"El nombre de dios sólo puede ser un nombre de paz, fraternidad, justicia y amor", ha matizado Joseph Ratzinger.

Benedicto XVI así lo manifestó en el discurso que dirigió a los 58 participantes en el I Foro Católico-Musulmán, organizado por el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, que se ha celebrado en el Vaticano desde el pasado día 4, y que ha tenido como tema Amor de Dios, amor del prójimo.

Promoción de los derechos humanos 

El pontífice animó a los asistentes a trabajar juntos en la promoción de los derechos humanos y la dignidad de la persona y aunque reconoció que a las dos religiones les separa una visión antropológica y teológica "diferente", señaló que "hay un gran y vasto campo en el que podemos actuar juntos en la defensa de los valores morales, que son parte de nuestro patrimonio común".

Ratzinger destacó que tanto cristianos como musulmanes coinciden en la centralidad del hombre 

A este respecto, el obispo de Roma destacó que ambas religiones coinciden en el reconocimiento de la centralidad del hombre y la dignidad de cada ser humano, el respeto y la defensa de la vida, "que es un don de dios y por tanto es sagrado para los cristianos y musulmanes y desde el que podemos encontrar un terreno común para la construcción de un mundo más fraterno".

"Un mundo -añadió el pontífice- en el que los enfrentamientos y las diferencias sean resueltas pacíficamente y el devastador poder de las ideologías sea neutralizado".

Esfuerzos contra los prejuicios 

"Queridos amigos, vamos a unir nuestros esfuerzos para superar los prejuicios y para corregir las imágenes a menudo distorsionadas que tenemos del otro, que pueden crear dificultades a nuestras relaciones", manifestó el pontífice.

Ratzinger ha asegurado que "la discriminación y la violencia que hoy día siguen sufriendo los creyentes y las violentas persecuciones que a menudo padecen son inaceptables e injustificables actos, aún más graves y deplorables cuando se llevan a cabo en nombre de dios", afirmó Benedicto XVI.