Jueves, 6 de Noviembre de 2008

¡Crichtonita contra el aburrimiento!

 

 

RUBÉN ROMERO ·06/11/2008 - 08:00h

El cine de Crichton consiguió mucho más que cambiar la decoración de chiquiparques y guarderías, rociándolo todo de dinosaurios, merced a su guión de Parque Jurásico (Steven Spielberg, 1993). En realidad, los dinos no dejaban de ser la versión infantil de su debut como director en Almas de metal (1973): parque temático de un futuro distópico en el que las atracciones, sean dinos o cibervaqueros, se rebelan contra el poder.

Almas de metal fue también innovadora: por vez primera, se utilizaron personajes creados por computador. También dirigió una muy buena película de ladrones victorianos, El primer gran asalto al tren (1978), de espléndida trama. Pero donde mejor estuvo fue en Urgencias, serie de televisión en la que con un esquema a lo Steven Bochco (Canción triste de Hill Street) pudo desarrollar plenamente su gran pasión al margen de la escritura: la medicina. Ahí y en su adaptación de su colega de pluma y escalpelo Robin Cook, Coma (1977), es donde vemos su verdadero talento para la pantalla.