Miércoles, 5 de Noviembre de 2008

La meningitis grave provoca secuelas duraderas: estudio

Reuters ·05/11/2008 - 17:28h

Los niños que sobreviven a la sepsis por meningococo, que es una infección que pone en riesgo la vida, padecen también secuelas de largo plazo, como el retraso mental y otras alteraciones cerebrales, según advirtió un nuevo estudio realizado en Holanda.

La bacteria meningococo es la causa más frecuente de meningitis, una infección que ataca el cerebro y la médula.

Pero la bacteria también puede infectar el torrente sanguíneo y provocar un shock séptico, una condición potencialmente fatal que se produce cuando las toxinas asociadas con la bacteria disparan una respuesta masiva del sistema inmune que daña los tejidos y hace colapsar el sistema cardiovascular.

Esa condición relativamente poco frecuente es fatal en el 30 por ciento de los casos.

Un equipo de investigadores del Hospital de Niños de Erasmo, en Rotterdam, a cargo de Corinne M. P. Buysse, estudió a 120 pacientes internados en la unidad pediátrica de terapia intensiva entre 1988 y el 2001 por un shock séptico por meningococo.

"Nuestra hipótesis es que los pacientes que sobreviven al shock séptico por meningococo en la niñez tienen alto riesgo de desarrollar problemas físicos debido al daño orgánico permanente que produce el shock y la trombosis (formación de coágulos en la sangre)", explicó el equipo en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

Cuatro pacientes, incluido uno había fallecido antes del estudio, desarrollaron un retraso mental grave con epilepsia y dos de ellos sufrieron también una cuadriplejia (parálisis de los cuatro miembros) espástica.

Treinta y nueve pacientes restantes (el 33 por ciento) sufrieron uno o más problemas neurológicos, incluidos dos con pérdida auditiva, siete con problemas de concentración y 34 con dolores de cabeza crónicos.

La mitad de los pacientes tenían cicatrices en la piel que en algunos casos eran extremadamente mutilantes, mientras que "el 8 por ciento tenía amputaciones (desde un dedo hasta ambas piernas y un brazo) y el 6 por ciento tenía diferencias en el largo de las piernas", precisó el estudio publicado.

Durante la internación, 19 pacientes sufrieron insuficiencia renal aguda pasajera. Uno tuvo insuficiencia renal crónica leve "lentamente progresiva desde el alta".

Las "calificaciones" de salud general según evaluaciones estándar fueron significativamente menores en esos pacientes que en la población general, incluida la mala visión, la alteración emocional y la disminución de la función cerebral.

A partir de estos resultados, el equipo sostiene que debe evaluarse habitualmente la visión, el estrés emocional y el funcionamiento neuropsicológico y cognitivo en los niños sobrevivientes al shock séptico por meningococo.

FUENTE: Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, noviembre del 2008