Archivo de Público
Jueves, 15 de Noviembre de 2007

Denuncian que accidentes de Pemex eran previsibles por culpa de contratistas

EFE ·15/11/2007 - 01:16h

EFE - El pasado 23 de octubre la plataforma Usumacinta, propiedad Pemex, chocó con el pozo de crudo ligero Kab-101, operado por un contratista, lo que generó una fuga de petróleo y gas que forzó la evacuación de más de 80 trabajadores, 21 de los cuales murieron, al parecer ahogados.

Un grupo de legisladores mexicanos y un frente de organizaciones de marinos mercantes denunciaron hoy que los recientes accidentes en operaciones marítimas de Pemex eran previsibles porque supuestamente la petrolera mantiene relaciones irregulares con sus contratistas.

El pasado 23 de octubre la plataforma Usumacinta, propiedad de Petróleos Mexicanos (Pemex), chocó con el pozo de crudo ligero Kab-101, operado por un contratista, lo que generó una fuga de petróleo y gas que forzó la evacuación de más de 80 trabajadores, 21 de los cuales murieron, al parecer ahogados.

La fuga, que tres semanas después del suceso aún no ha sido controlada, produjo ayer un incendio sin dejar heridos.

Por esta razón, el Frente Unido de Marinos Mercantes y la Alianza de Marinos Mercantes y Transportistas Campesinos de México manifestaron en un comunicado conjunto que en el país existe "una manipulación irresponsable" de la seguridad marítima y laboral "en perjuicio de 13.000 trabajadores".

Según estas organizaciones, las mayores del sector, es "urgente iniciar la investigación en esta zona petrolera, para evitar más tragedias".

De lo contrario, dijeron, "continuarán los siniestros" en esta área denominada Sonda de Campeche, la mayor zona de producción de Pemex, ubicada en el extremo sur del Golfo de México.

Según los dos organismos sindicales, el Gobierno y la petrolera intentan "minimizar las pérdidas humanas y el daño ecológico".

Pemex ha reconocido que la fuga vierte 422 barriles diarios de hidrocarburos al mar, lo que da un total hasta ahora de aproximadamente 9.284 barriles.

Por su parte, la gubernamental Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) ha detectado la presencia de hidrocarburos en varias playas del estado suroriental de Tabasco, a raíz del derrame.

La Profepa reconoce que la mancha del vertido es discontinua y abarca entre 3 y 10 kilómetros, pero advierte que se trata apenas de "iridiscencias (en el mar) y grumos de pequeñas dimensiones que no representan riesgos ambientales significativos".

Los marinos mercantes demandaron además a las empresas contratistas de Pemex cumplir con las leyes federales de trabajo e indemnizar a los familiares de los trabajadores fallecidos.

Según el comunicado, en la zona "reinan" las "irregularidades y la anarquía" porque las "empresas contratistas y autoridades gubernamentales hacen negocio a costa de los dineros y los trabajadores del petróleo".

De otra parte, el diputado federal José Antonio Almazán y el senador José Luis García, miembros de las comisiones de Trabajo de la Cámara Alta y Baja, respectivamente, encabezaron hoy una conferencia de prensa en la que denunciaron que "todos son culpables" del accidente: Gobierno, sindicatos y contratistas.

Los legisladores aseguraron que Pemex y el contratista del pozo, la empresa Perforadora Central (PC), sabían de las carencias en materia de seguridad en esa instalación petrolera desde hace varios años pero no hicieron nada para remediar la situación.

"Si no se extirpa el cáncer del contratismo" y "no se combate el sindicalismo de protección" no se dará "con las causas reales" del accidente, dijeron en un documento que leyeron.