Martes, 4 de Noviembre de 2008

El 'fármaco del vino' que frena la obesidad

Un medicamento experimental emula los beneficios de un componente del vino tinto para frenar la obesidad y prevenir la diabetes en ratones

ANTONIO GONZÁLEZ ·04/11/2008 - 20:26h

ELUSIVE - El fármaco, en fase preclínica, imita los efectos del resveratrol, un componente del vino, en el metabolismo.

Un medicamento experimental que emula las propiedades del resveratrol, un componente del vino tinto, consigue, en ratones, evitar el aumento de peso derivado de una dieta rica en grasas, así como prevenir la diabetes y aumentar la resistencia física, según publica hoy la revista Cell Metabolism. Desarrollado por la empresa Sirtris, una filial de la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline que fue fundada en 2004 por los científicos que descubrieron los efectos beneficiosos del resveratrol, esta molécula sintética actúa sobre la proteína SIRT1, implicada en los efectos antienvejecimiento de una dieta baja en calorías, provocando un fortalecimiento del metabolismo oxidativo en los músculos, hígado y tejido adiposo.

En el curso de su experimentación, los investigadores sometieron a los ratones a una dieta rica en grasas durante 15 semanas, administrándoles dosis del fármaco de 100 a 500 miligramos diarios por kilo de peso. Los ratones tratados con dosis bajas del fármaco sintético, llamado SRT1720, mostraron una protección parcial frente al aumento de peso tras diez semanas de tratamiento. Sin embargo, en las dosis más elevadas, el fármaco evitaba por completo la ganancia de peso, mejoraba la tolerancia a la glucosa en sangre y la sensibilidad a la insulina, claves en la aparición de diabetes, y conseguía que los ratones corrieran el doble de distancia que el resto. Los niveles de triglicéridos y colesterol fueron también más reducidos en estos casos.

Según el autor principal del trabajo, Johan Auwerx, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana en Illkirch (Francia), los resultados demuestran que “los nuevos activadores sintéticos de la SIRT1 pueden reproducir los efectos metabólicos positivos que ya ha demostrado el resveratrol”. “Sin embargo”, prosigue, “a diferencia del resveratrol, estas nuevas moléculas actúan sólo sobre la vía de señalización de SIRT1, lo que les convierte en más selectivos y potentes a la hora de conseguir beneficios metabólicos”. Además, los autores del estudio creen que este medicamento presenta menos efectos secundarios que el citado componente del vino tinto.

De hecho, según destacan en su artículo, la prevención en la obesidad de los ratones tratados con dosis altas del fármaco no se correspondió con alteraciones de la conducta alimenticia o un aumento de la actividad locomotora, y además las enzimas asociadas con el daño hepático se mantuvieron en niveles normales durante el estudio, “lo que indica que SRT1720 era bien tolerado y la eficacia observada no tiene consecuencias tóxicas”.

En cualquier caso, la mayoría de los resultados observados aparecen cuando el medicamento se administra a dosis altas, por lo que, según los autores, hace falta realizar más estudios con el fin de que los futuros fármacos derivados del SRT1720 puedan sortear este obstáculo.

Noticias Relacionadas