Archivo de Público
Miércoles, 14 de Noviembre de 2007

La reina Sofía entregó el Premio de Poesía Iberoamericana a la peruana Blanca Varela

EFE ·14/11/2007 - 22:40h

EFE - La reina Sofía entrega el XVI Premio de Poesía Iberoamericana que lleva su nombre a Camila de Szyszlo (i), quen ha recogido el galardón en nombre de su abuela la escritora peruana Blanca Varela durante un acto celebrado esta tarde en el Palacio Real.

La Reina Sofía de España entregó hoy el XVI Premio de Poesía Iberoamericana que lleva su nombre (Reina Sofía) a la poeta peruana Blanca Varela, quien no pudo acudir a recoger el galardón por problemas de salud.

En su nombre, fue Camila de Szyszlo, -nieta de Blanca Varela (Lima, 1926) e hija de su hijo menor, Lorenzo-, quien acudió a la ceremonia, celebrada en el Palacio Real de la capital de España.

De Szyszlo explicó que, "sublevada contra el destino y atravesada por el dolor más grande del mundo", Blanca Varela se ha ido "sumiendo en un silencio deliberado que con los años ha llegado a convertirse en una condición fisiológica", desde la muerte de su hijo Lorenzo en un accidente aéreo hace doce años.

Dirigiéndose a la Reina, dijo que Blanca Varela "ha perdido el don de la palabra y el de la escritura pero nosotros hemos ganado, gracias a quienes como usted creen en la poesía, su obra excepcional".

La antología "Aunque cueste la noche", que se publicará con motivo de este premio, es "un regalo de España al futuro, a los nuevos lectores, a los nuevos escritores, a esos jóvenes a quienes Blanca respeta y admira tanto, a esos niños a quienes alucina", apuntó.

Camila de Szyszlo explicó que Blanca Varela tiene una forma "muy igualitaria" y "muy democrática" de tratar a los niños y jóvenes, quizás porque, de pequeña, tuvo que ser grande.

"Una vida llena de dificultades y carencias hicieron que leyera, escribiera, estudiara y trabajara antes de tiempo. Se exigió mucho a sí misma y les exigió mucho a los demás. Debe ser por eso que yo, que me he decidido por la literatura, hasta ahora no haya tenido el coraje de confesárselo", declaró la nieta de Blanca Varela.

A la poeta galardonada, prosiguió, le gustan desde los buenos partidos de fútbol hasta las telenovelas brasileñas, desde las canciones de Andrés Calamaro hasta las de Bob Dylan, desde las películas de suspenso hasta la lectura de cuanta revista o receta se le pase por delante.

También los zapatos con las puntas de charol y el vino tinto que ya no bebe más, al igual que las extensas y desiertas playas del Perú donde concibió "El libro de barro" hasta el estrecho espacio donde escribió la mayoría de sus poemas.

El semblante de Blanca Varela sigue revelando "una mujer curiosa e incrédula", que se ha mostrado "feliz, feliz...segura, segura...", tras recibir con emoción el anuncio de la concesión del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, manifestó.