Archivo de Público
Miércoles, 14 de Noviembre de 2007

Italia gana a España y Polonia el máximo puesto militar de la OTAN

EFE ·14/11/2007 - 13:41h

EFE - Imagen de archivo del almirante Giampaolo Di Paola.

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa español (JEMAD), general Félix Sanz Roldán, se ha quedado hoy a las puertas de ocupar el máximo cargo de la OTAN, tras ganar Italia la votación para ocupar la presidencia del Comité Militar de la organización atlántica, que también ambicionaba Polonia.

Era la primera vez que España se postulaba para este puesto, y lo hacía con un aspirante que ha acumulado un gran prestigio en el Comité Militar desde que se incorporó al mismo en el año 2004, y que "quizá era el más apreciado" por sus compañeros, según fuentes de la OTAN.

Sin embargo ni siquiera ha pasado a la segunda vuelta de la votación de los 26 jefes de la defensa de los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

El sistema de elección es uno de los más complicados de la OTAN, y el único con voto secreto en la Alianza, que suele tomar sus decisiones por consenso.

En las declaraciones públicas nadie ha entrado en los motivos por los que se ha producido este resultado, y el portavoz del Comité Militar, el coronel canadiense Brett Poudreau, ha asegurado que las tres candidaturas estaban "muy cualificadas".

Pero según han coincidido en señalar varias fuentes diplomáticas y militares de máximo nivel consultadas por Efe, la razón se encuentra en el gran peso militar de Italia frente al de España, más allá de ningún tipo de interpretación política.

Con un presupuesto de Defensa que cuadruplica el español, Italia es la tercera fuerza de la OTAN, y aporta 9.000 soldados a sus misiones frente a los 2.000 españoles, además de estar al mando de regiones en Afganistán, Kosovo y Bosnia-Herzegovina.

"Si nosotros tenemos que hacer milagros, ellos hacen virguerías" ha resumido una de las fuentes españolas consultadas.

A esto se añade que el candidato elegido, el almirante Giampaolo di Paola, es un hombre "muy preparado y experimentado", al mismo nivel de Sanz Roldán.

Contra el polaco, el general Franciszek Gagor, jugaban dos factores: su menor formación en cuestiones relacionadas con la Alianza (es de la "escuela rusa"), y el momento de tensión entre la OTAN y Moscú, que habría visto con muy malos ojos tenerle como interlocutor.

Sin embargo, la delegación y los medios de comunicación polacos no podían hoy ocultar su contrariedad ante el resultado, ya que daban por hecha la victoria del país que representa "la nueva OTAN" y que está haciendo un gran esfuerzo para involucrarse en sus misiones.

Era la primera vez que un antiguo miembro del Pacto de Varsovia se postulaba para el cargo con mayor autoridad militar de la Alianza, ya que asesora directamente al secretario general y participa junto a éste en todas las reuniones del Consejo Atlántico, el máximo órgano decisorio de la organización.

El italiano Di Paola, que sustituirá en junio de 2008 al general canadiense Ray Henault, ha declarado su "firme intención" de seguir adelante con el programa de "reforma y transformación" de la OTAN, que afronta una remodelación de su estructura de mando, junto a las delicadas misiones en Afganistán y Kosovo.

Es la segunda vez que Italia ocupa este cargo tras su creación en 1963.

Por su parte, el propio general Sanz Roldán ha asegurado que no está decepcionado "en absoluto" por no haber resultado elegido y ha destacado que "éste es un servicio como otro cualquiera".

"He representado a España con toda la dignidad que he sido capaz, pero había tres candidatos y en consecuencia sólo podía salir uno", ha dicho.

El general no ha querido comentar la posibilidad de que el resultado haya estado relacionado con el nivel de compromiso militar de cada país en misiones en el extranjero, y también ha rehusado hacer ninguna valoración sobre si el Gobierno español hubiera debido presentar antes su candidatura o hacer una campaña más intensa.

"Los miembros del Comité Militar llevamos mucho tiempo juntos, y votamos siguiendo directrices de nuestros gobiernos", ha destacado Sanz.

Algunas fuentes consultadas han asegurado que el general tiene "un altísimo concepto del deber y el servicio a España" y han confiado en que las "voces críticas" en torno a este proceso sean las mínimas.

El mecanismo de elección ha consistido en dos vueltas: en una primera los jefes de estado mayor anotaron el nombre de su candidato preferente y del segundo.