Archivo de Público
Miércoles, 14 de Noviembre de 2007

El paro continuará mañana aunque el Gobierno propone un nuevo marco de negociación

EFE ·14/11/2007 - 09:54h

EFE - Pasajeros viajan hacinados en un vagón del Metro de París (Francia), hoy, miércoles 14 de noviembre. Un paro nacional de 24 horas en el importante sector de los transportes, convocada por los sindicatos contra la reforma de sus regímenes de pensiones propuesta por el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ha provocado una escasa actividad de sus servicios, con el agravante de que el paro puede ser renovado por las centrales cada veinticuatro horas, lo que crea incertidumbre en los usuarios.

Los principales sindicatos convocantes de la huelga indefinida contra la reforma de los regímenes especiales de pensiones anunciaron que el paro continuará mañana, pese al acuerdo sobre la apertura de negociaciones en las empresas con el Gobierno, que va a proponer hoy mismo las reglas de ese proceso.

La Confederación General del Trabajo (CGT), a través de su responsable en la compañía de ferrocarriles SNCF, Didier Le Reste, indicó que el paro continuará mañana, una directriz a la que rápidamente se sumó Fuerza Obrera (FO).

Le Reste, que habló de un 65% de huelguistas hoy en la SNCF, dijo que esa cifra era "un punto de apoyo formidable", que la CGT había hecho una propuesta de "posición unitaria" a los otros sindicatos para continuar con un segundo día consecutivo de paro, y que mañana por la mañana habría una reunión de las centrales.

El responsable de la CGT -primer sindicato en las grandes compañías que protagonizan la actual protesta-, señaló que esperaba "compromisos del Gobierno que fijen el marco de las negociaciones tripartitas" entre el Estado, los sindicatos y las empresas.

A ese respecto, el primer ministro, François Fillon, reiteró esta tarde ante la Asamblea Nacional, como había anunciado previamente el presidente de la República, Nicolas Sarkozy, que el ministro de Trabajo, Xavier Bertrand, va a presentar hoy mismo "una carta que fije el marco de esta negociación".

Fillon insistió en que los "tres pilares" de la reforma son "innegociables", empezando por el aumento del periodo de cotización que da derecho a una pensión completa en los regímenes especiales de los 37,5 años actualmente a 40 años, para equipararse con los funcionarios y los trabajadores del sector privado.

Los otros dos puntos inamovibles son que las pensiones de los regímenes especiales evolucionarán al ritmo de la inflación como en el sistema general, y no al ritmo de los salarios de los empleados, y que habrá penalizaciones para los que se jubilen antes de la edad prevista o sin haber completado el periodo de cotización.

"Todo lo demás es negociable" dentro de las empresas, subrayó el jefe del Ejecutivo.

El titular de Trabajo señaló las conclusiones que ha sacado de los encuentros con los responsables de los sindicatos en las últimas horas es que todos asumen que la prioridad son "las negociaciones en las empresas", pero también quieren "garantías de que esas negociaciones van a progresar".

Por eso, avanzó que "los dirigentes de las empresas tienen también obligaciones de resultados muy claras", tras haber avanzado que los puntos sobre los que se puede discutir son, por ejemplo, el poder adquisitivo.

Bertrand estimó que el seguimiento hoy del paro había sido "fuerte" pero inferior al de la jornada del 18 de octubre, también contra la reforma de los regímenes especiales, de los que se benefician alrededor de medio millón de trabajadores, esencialmente de la SNCF, del transporte metropolitano de París (RATP), de las empresas energéticas (como EDF y GDF) o los secretarios de notaría.

La dirección de la SNCF indicó que al mediodía de hoy había un 61,5% de huelguistas, frente al 73,5% del 18 de octubre a la misma hora.

La RATP afirmó que en esta ocasión se habían sumado al paro un 44% de sus trabajadores, comparados con el 58% del 18 de octubre.

Para mañana, la SNCF augura que la circulación de sus trenes seguirá "muy perturbada" aunque con algunas "mejoras" respecto a hoy, y a modo de ejemplo deben funcionar 150 de los 700 trenes de alta velocidad programados cada día, frente a 90 hoy.