Archivo de Público
Martes, 28 de Octubre de 2008

El Gobierno dará una moratoria de dos años para las cuentas vivienda

No se podrán realizar más aportaciones en ese tiempo extra y no habrá deducciones fiscales

P.G./V.Z. ·28/10/2008 - 21:36h

El Gobierno dará facilidades para las personas que tienen una cuenta ahorro-vivienda y que se encuentran ahora entre la espada y la pared por el deterioro de la situación económica, la crisis inmobiliaria y las restricciones de crédito.

Estas cuentas son un producto financiero que permite deducir en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) las cantidades ahorradas para la compra de un piso. Tiene una limitación: la adquisición del inmueble tiene que realizarse en un plazo de cuatro años desde la apertura de la cuenta.

Para muchos titulares de estos planes de ahorro, ese cuarto año se cumple ahora y las circunstancias les impiden poder comprar la casa. La norma fiscal establece que, si no se adquiere la vivienda pasado ese plazo, se pierde el derecho a la deducción, esto es, hay que devolver a Hacienda las cantidades desgravadas en esos años.

Por eso, el Gobierno aprobará una moratoria de dos años, según anunció ayer el vicepresidente económico, Pedro Solbes, en el Senado. Solbes subrayó que "no es justo" que aquellos que hayan ahorrado pierdan sus derechos al no poder adquirir una vivienda "debido a la restricción
de crédito".

Así, los titulares de estas cuentas vivienda dispondrán de dos años más de plazo para adquirir su piso. Pero durante ese tiempo añadido, según fuentes de Hacienda, no se podrán realizar aportaciones nuevas al plan de ahorro, y, por tanto, no habrá nuevas deducciones. Se trata básicamente de parar el reloj, a la espera de que la situación mejore y que el contribuyente no se vea forzado a devolver a Hacienda las desgravaciones de las que se ha beneficiado.

La deducción fiscal es similar a la que se tiene en el IRPF
por la compra de vivienda habitual: el 15% de las cantidades aportadas, hasta un límite de 9.015,18 euros; es decir, lo máximo que se puede restar del impuesto son 1.352,27 euros.

Según los últimos datos de Hacienda, referidos al año 2006, existen unos 230.745 contribuyentes con cuentas vivienda, que se dedujeron un total de 139,17 millones. La desgravación media por contribuyente es de 603 euros, lo que significa que, sin la moratoria anunciada, una persona que ahora no pudiera comprar su casa tendría que devolver a Hacienda unos 2.400 euros.

Curiosamente, el número de contribuyentes que han optado por esta fórmula de ahorro ha descendido apreciablemente en los últimos años. En 1998, eran 382.000 los titulares de estas cuentas. El boom
inmobiliario posterior hizo que los contribuyentes optaran directamente por la compra de la vivienda.

Mediante decreto ley

La moratoria anunciada por Solbes, que se aprobará mediante decreto ley en Consejo de Ministros, es la alternativa del Gobierno a la petición de los partidos de la oposición de ampliar directamente la vigencia de las cuentas. El PP propone extenderlas hasta seis años, y CiU, hasta siete, permitiendo aportaciones y deducciones.

El vicepresidente económico reconoció en el Senado que, en su momento, el Ejecutivo se planteó ampliar el tiempo de las cuentas, pero al final se consideró que no eran necesarios más estímulos fiscales para la vivienda. Más aún, Solbes volvió a subrayar su oposición a más incentivos en este terreno, frente a las demandas del PP, que reclama que se aumente la deducción por compra.

El Euribor baja al 5,25% pero las hipotecas suben

El Euribor está bajando de forma paulatina desde que los Gobiernos europeos acordaron tomar cartas en la crisis financiera. Ayer, después de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, diera casi por sentado que bajará de nuevo los tipos en su reunión
del 6 de noviembre, el indicador volvió a bajar.

Se situó en 4,986, por debajo del 5% por primera vez desde el 21 de mayo pasado, y dejó la media mensual, la que sirve para calcular el precio de las hipotecas, en el 5,298%. De seguir esta trayectoria, en octubre –faltan tres sesiones– bajará al 5,25%, el mínimo desde mayo. Las cuotas de las hipotecas, sin embargo, seguirán subiendo.

Los que tengan un préstamo medio de 150.000 euros, con un tipo del Euribor y un diferencial de 0,5 puntos, a un plazo de 26 años, notarán un encarecimiento de 55 euros al mes en la revisión anual. Los que actualicen cada semestre, verán un aumento de 45 euros. 

 

Cómo afecta el Euribor a las hipotecas de los ciudadanos

¿Por qué baja el Euribor pero suben las hipotecas?

El Euribor comenzó octubre en el 5,5% y al final del mes se ha situado ligeramente por debajo del 5%. La media queda en el 5,25%, pero eso no se nota todavía en las hipotecas porque las revisiones de los precios de los préstamos se hacen una vez al año o cada seis meses. En octubre del año pasado estaba en el 4,647% y en abril, en el 4,82%, en ambos casos por debajo del nivel actual. No obstante, ahora la revisión de las hipotecas sube menos que lo que ocurría en junio o julio.
 

¿Si el BCE baja los tipos, por qué no se nota en las hipotecas?

El precio de las hipotecas depende del Euribor y no de los tipos de interés oficiales que marca el BCE. Cuando no había crisis, ambas cifras se movían de forma pareja, porque el Euribor es el tipo medio que se pagan los bancos europeos en los préstamos que se hacen diariamente entre sí y éstos tomaban como referencia los tipos del BCE. Con el mercado interbancario cerrado, el Euribor subió por las nubes. Ahora que empieza a funcionar gracias a las medidas de los Gobiernos europeos,  el índice tiende paulatinamente a acercarse a los tipos oficiales que marca el BCE.


¿Cuánto puede bajar aún el Euribor?

Lo normal es que en unos meses se equipare a los tipos oficiales y se acerque al 3%. Dado que ahora está por encima del 5%, esos dos puntos de bajada deberían provocar una rebaja de más de 200 euros en la cuota mensual de una hipoteca media de 150.000 euros con un tipo del Euribor más 0,5 puntos.