Archivo de Público
Martes, 28 de Octubre de 2008

El Grupo Santander gana un 5,5% más con créditos más caros

Eleva un 16% el resultado ordinario y dice que será líder mundial por beneficios

VIRGINIA ZAFRA ·28/10/2008 - 08:41h

EFE - El presidente del Santander, Emilio Botín.

La crisis ha llegado para todos, pero hay quien la lleva mejor. Y Banco Santander parece haber encontrado la clave para seguir aumentando beneficios con la que está cayendo. Sus resultados aumentaron un 5,5% en los nueve primeros meses del año, hasta elevarse a 6.935 millones de euros. Pero contando sólo los ordinarios, que reflejan la evolución del negocio al margen de las plusvalías extraordinarias logradas el año pasado, el crecimiento fue del 15,8%.

El secreto para lograrlo fue una gran contención de costes (sólo gasta 40,7 euros por cada 100 que ingresa), un aumento leve de los ingresos por comisiones (3,5%), la aportación de sus recientes adquisiciones (sólo Banco Real ganó 725 millones) y, sobre todo, un incremento en el precio de los créditos.

Ahora se conceden menos pero más caros, así que el negocio sigue siendo rentable, explicó ayer el consejero delegado del grupo, Alfredo Sáenz, para quien estos resultados son "sorprendentes" con lo difícil que está el entorno. Gracias a ellos, Santander se convertirá, previsiblemente, en líder mundial por beneficios en este periodo, según Sáenz.
Esa es una de las ventajas que está sacando de la crisis. Otras son las compras que está realizando a bajo precio. Aunque no descarta rotundamente realizar más, la entidad asegura que se ha "retirado a sus cuarteles de invierno" porque la situación está muy complicada. Y para vender, lo mismo. Por eso, ha quitado el cartel de "se vende" a sus divisiones de seguros y fondos. Nadie está dispuesto a pagar el precio que valen, según Sáenz.

Pero no todo son beneficios. El desplome bursátil de Sovereign y sus pérdidas han costado al banco español 276 millones de euros en el tercer trimestre. Además, la morosidad se ha duplicado y se ha situado en el 1,63%. Eso le ha obligado a restar 3.992 millones de sus beneficios para dedicarlos a provisiones por posibles impagos.

El año anterior, sólo tuvo que gastar 2.387 millones para el mismo fin. Además, la cotización del grupo ha descendido un 54,7% en lo que va de año (ayer cayó un 2,47%). Sáenz aseguró que no tiene "sentido ni lógica" este descenso y defendió que las caídas de los últimos días no se deben a la situación de Argentina, sino a la "histeria" por los valores bancarios.
Pese a todas estas circunstancias, Santander no ve difícil alcanzar su objetivo de ganar 10.000 millones este año.

A ello puede ayudarle la venta de su filial en Venezuela, que espera concluir en noviembre. Tampoco tiene problemas de liquidez y no necesita aumentar su capital, dijo Sáenz.

Pide opacidad en las ayudas a la banca

Alfredo Sáenz no quiere que el Gobierno detalle a qué bancos y cajas concede créditos porque cree que los titulares en prensa sobre esas operaciones tendrían un efecto desestabilizador en las entidades que los reclamen. Afectarían negativamente a su reputación y atemorizarían a sus clientes. Para justificar su idea, recordó que el BCE no publicita a quién financia y el sistema funciona bien. De momento, Santander no sabe si acudirá al sistema de préstamos ideado por el Gobierno porque no conoce los detalles. “Si da financiación sin restricciones ni condicionamientos, usaremos sus instrumentos financieros”, dijo Sáenz, quien añadió que estas operaciones permitirán a las entidades españolas conceder créditos con más tranquilidad.

Pero eso no supone que vayan a prestar más. Y es que, según Sáenz, el crédito no crece en estos momentos (Santander sólo lo aumentó un 2,9% en los nueve primeros meses) porque no hay demanda, no porque haya restricciones de liquidez. Las entidades no han dejado de prestar porque quieran, porque eso sería “como darse un tiro en el pie, dado que es su principal negocio”, sino porque los clientes no los solicitan, según Sáenz. Por tanto, el plan de 50.000 millones del Gobierno “es una condición necesaria, pero no suficiente” para que se conceda más financiación, apostilló.