Archivo de Público
Martes, 28 de Octubre de 2008

Trichet apoya que España influya en la cumbre

El rey dice que está seguro de que España participará

Y. G. / B. C. B. / AGENCIAS ·28/10/2008 - 01:34h

Que sí, pero no soy quién para decirlo. El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, trasladó ayer su críptico lenguaje de la política monetaria a la presencia de España en la cumbre anticrisis de Washington. A preguntas sobre la conveniencia de que España tuviera una silla en la reunión, Trichet aseguró que España “debería estar, y de facto está, en el corazón de las reflexiones”. Ante la insistencia sobre la presencia “física”, Trichet evadió la respuesta alegando que eran otros los organizadores del evento. 

Reunión en marcha

El rey Juan Carlos se unió a grupo de dirigentes que presionan públicamente en favor de la presencia de España en la cumbre. Ayer se mostró “seguro” de que España estará presente y subrayó que “por supuesto, tiene que estar” en la reunión.

El monarca señaló en Lima que no hay más que comprobar los datos económicos para comprender que España debe estar en Washington.

La presencia  en la cumbre sigue sin embargo mientras que los preparativos para la misma avanzan. Así, los ministros de Economía y los gobernadores de los bancos centrales de los países del G-20 analizarán la crisis financiera en una reunión que celebrarán el mes próximo en Sao Paulo, informa Efe. El encuentro se celebrará del 7 al 9 de noviembre.

Lo cierto es que la preocupación por estar presente lospróximos 14 y 15 en la capital norteamericana continúa marcando el paso de la política exterior de la Moncloa. El vicesecretario general de PSOE, José Blanco reivindicó, en línea con lo dicho a puerta cerrada por José Luis Rodríguez Zapatero, que “más que nunca, es la hora de la política”. “El mercado había expulsado a la política y es la política la que va a resolver los problemas del sistema de mercado”, dijo Blanco, quien sostuvo que “no sólo hay una crisis del sistema financiero, hay una crisis ideológica del neoconservadurismo”.

Por su parte, la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal insistió en que el presidente del Gobierno debe dedicar a los 800.000 nuevos parados los mismos esfuerzos que para asistir a la cumbre de Washington. Cospedal mantuvo que “el PP apoya que España esté en la Cumbre”. No obstante, añadió: “Tenemos que decir que Rodríguez Zapatero está recogiendo lo que ha sembrado con su nefasta política internacional”.