Archivo de Público
Miércoles, 14 de Noviembre de 2007

A.Saudí ultima preparativos para la tercera cumbre en la historia de la OPEP

EFE ·14/11/2007 - 12:03h

EFE - Imagen de archivo de un empleado de una gasolinera.

En Arabia Saudí todo parece ya preparado para la celebración el fin de semana de la III Cumbre de la OPEP, en la que los miembros del cártel coordinarán sus posturas a largo plazo sobre el mercado del crudo, pero no se esperan que decidan ningún aumento de la producción.

Aunque se desconoce de momento cuántos de los doce miembros del organismo serán representados por sus jefes de Estado, está ya confirmada la presencia del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, quien para muchos comentaristas será la "estrella del show", dada la tensión causada por el polémico programa nuclear de Irán.

Fuentes diplomáticas afirman que el dirigente venezolano, Hugo Chávez, también acudirá a la reunión, y no descartan que después de la cumbre visite Irán, un país con el que Venezuela intenta construir un "frente unido" ante lo que ambos estados califican de "imperialismo".

También se espera la participación de los presidentes de Emiratos Árabes Unidos (EAU), jeque Jalifa bin Zayed Al Nahiyan, Irak, Yalal Talabani, Argelia, Abdelaziz Buteflika, así como los emires de Qatar, jeque Hamad bin Yasem Al Zani, y Kuwait, jeque Sabah Al Ahmad Al Sabah, según fuentes saudíes.

Asimismo, está confirmada la presencia del presidente de Ecuador, Rafael Correa, que tiene previsto firmar el reingreso de su país en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), creada en septiembre de 1960, y que controla casi el 40 por ciento de la producción mundial.

Las fuentes descartaron, sin embargo, el viaje del líder libio, Muamar Gadafi, a Riad, debido a la tensas relaciones de su país con el reino wahabí.

Las actividades previas a la cumbre comenzaron ya a partir del pasado sábado con visitas organizadas por el ministerio de Petróleo saudí a varias instalaciones petrolíferas del reino, el mayor productor y exportador de crudo del mundo.

Hoy mismo, los informadores están invitados a visitar el yacimiento de Shaiba, en medio del desierto de Al Ruba Al Jali, cerca de la frontera con Emiratos, y uno de los mas importantes del reino wahabí.

El ministro de Petróleo saudí, Ali Naimi, inauguró el martes una exhibición de las compañías petrolíferas, con la participación de 28 empresas, mientras que a partir de mañana se organizará un simposio sobre el mercado del crudo y el gas, las perspectivas del futuro, el medioambiente y las inversiones.

En el simposio, que durará dos días, participarán la mayoría de los titulares de petróleo y energía de la OPEP -Arabia Saudí, Argelia, Indonesia, Nigeria, Angola, Qatar, Irán, Libia, Irak, Kuwait, los EAU y Venezuela-, además del ministro ecuatoriano, Galo Chiriboga Zambrano.

El viernes habrá una reunión de los ministros de Petróleo, Finanzas y de Asuntos Exteriores para preparar el temario y la "Declaración de Riad" que será aprobada durante la cumbre, cuya sesión inaugural no se celebrará antes de las 19.30 del sábado (16.30 GMT).

Naimi, entre otros responsables de la OPEP, como el emiratí Mohamed Al Hamili, presidente del cartel, han dejado claro que ni en la reunión ministerial del viernes ni en los dos días de la cumbre se tratará sobre los precios o el aumento de la producción.

Tanto Naimi como Hamili no descartaron, sin embargo, que este asunto centre la reunión ministerial del próximo 5 de diciembre en la capital emiratí, Abu Dhabi.

Las autoridades saudíes han tomado estrictas medidas de seguridad para proteger a los participantes en la Cumbre, y declararon festivos los días 17 y 18 para los funcionarios del Gobierno y la instituciones educativas.

Más de 5.000 efectivos de la Policía y el Ejército han sido desplegados en las principales carreteras de Riad, especialmente las que unen el aeropuerto con el centro de la ciudad, así como en los alrededores de los hoteles donde se alejan los miembros de las delegaciones y los centenares de periodistas que llegaron al reino para cubrir el evento.

Según dijeron a Efe fuentes del sector hotelero, el Gobierno tiene reservados desde hace dos semanas los principales hoteles de la capital, y es muy difícil para un extranjero encontrar por su cuenta una habitación en hoteles como el Marriot o al Faisaliya, entre otros muchos.