Martes, 13 de Noviembre de 2007

Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña debutan con "La habitación de Fermat"

EFE ·13/11/2007 - 22:40h

EFE - Los actores Elena Ballesteros, Santi Millán (2d) y Alejo Saura (d), durante la presentación de la película "La habitación de Fermat", la ópera prima de Luis Piedrahita (2i) y Rodrigo Sopeña (junto a él).

Los guionistas televisivos Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña debutan como directores con "La habitación de Fermat", una cinta de suspense en la que Lluís Homar, Santi Millán, Alejo Sauras y Elena Ballesteros dan vida a cuatro matemáticos que deben resolver un gran enigma si no quieren morir aplastados por una habitación menguante.

El filme, que llegará a los cines el viernes y que también cuenta con la colaboración de Federico Luppi, supone un cambio de registro para sus dos directores, conocidos por sus trabajos en programas de humor como "El Club de la comedia", "El hormiguero" y "Cruz y Raya", además de en el espacio de magia "Nada x aquí", que también dirigen.

"Siempre hemos hecho comedia, pero para nuestra primera película queríamos hacer el tipo de filme que a nosotros nos gusta ver. Además, hacer humor en el cine nos parece dificilísimo, porque cuesta mucho mantener la frescura que requiere la comedia", han explicado hoy los directores de la cinta, que cuenta con música del grupo granadino Los Planetas.

A la hora de escribir el guión, ambos realizadores se inspiraron en películas clásicas como "Doce hombres sin piedad", "La soga", "La huella" o "Crimen perfecto", además de en las novelas de Agatha Christie, en las que el espectador puede predecir el final si está atento a las pistas que hay a lo largo de la trama.

Rodar la historia fue bastante más complicado de lo que se creía en un principio, por el hecho de que la habitación menguaba de verdad, lo que hizo que el rodaje fuese "muy duro" y "muy accidentado", aseguran tanto los directores como los intérpretes.

"Los actores pensábamos que todo sería muy sencillo de rodar, pero nada de eso: todo el material se caía cuando encogía el cuarto e incluso algunos de los accidentes que aparecen en la película ocurrieron de verdad. Cada día llegábamos pensando qué problema habría, pero lo cierto es que todo eso ayudó a conseguir la sensación de agobio que debíamos recrear", cuenta Alejo Sauras.

Ahora, olvidados los problemas del rodaje, la acogida del filme, que ha pasado por los festivales de Sitges y de Tánger-Málaga, está siendo tan buena que la productora ya ha encargado a ambos directores una segunda parte para dentro de dos años, ha adelantado el productor ejecutivo del filme, Manuel Monzón.