Archivo de Público
Lunes, 20 de Octubre de 2008

Relatos sobre la fragilidad

El escritor Luis Mateo Díez presenta Los frutos de la niebla (Alfaguara), la obra con la que pone punto y final a sus "fábulas del sentimiento"

AIDA M. PEREDA ·20/10/2008 - 21:45h

EFE - Luis Mateo Díez.

El escritor Luis Mateo Díez presentó el lunes Los frutos de la niebla (Alfaguara), la obra con la que pone punto y final a sus "fábulas del sentimiento". El autor leonés regresa al género de la novela corta con tres nuevos relatos de corte moral inspirados en la filosofía volteriana y en las novelas ejemplares de Cervantes. Al igual que el autor de El Quijote, Mateo cierra así el ciclo,  con un total de doce historias –editadas en cuatro volúmenes– con las que quería construir "una especie de comedia humana con personajes peculiares vistos desde el prisma de los sentimientos", cuenta.

Un universo particular

El diablo meridiano, El eco de las bodas y El fulgor de la pobreza tienen un nexo común con esta última entrega de la serie. Según Mateo, "la fragilidad del ser humano, disfrazada de violencia y seguridad", vertebra unos relatos que muestran el lado oscuro de unos personajes "dueños y guardianes de un secreto confesable o inconfesable" oprimidos dentro de una atmósfera fantasmagórica. "Todos viven un momento crucial en su existencia: un encuentro, una llamada… algo decisorio", explica.

En el primer relato, que da título al volumen, Los frutos de la niebla, la desgracia se presenta como una enfermedad capaz de quebrar el destino de los otros. "Habla de la posibilidad de que alguien  viva imbuido en una situación de desgracia y llegue a pensar que eso se puede contagiar", indica.

En Príncipes del olvido, tres jóvenes testimonian el desasosiego adolescente. "El mundo para ellos es tremendamente hostil y buscan el olvido para alejarse de la sociedad", afirma Mateo.

El último cuento, La escoba de la bruja, es un "retrato miniaturista" de una mujer que lucha por su supervivencia en un entorno de violencia. Esta "heroína del fracaso" es "uno de los personajes que más quiero", revela.

Mateo confiesa que es ahora cuando comienza a "ser ordenado" a la hora de escribir. Aunque no descarta volver a Celama, en estos momentos prepara El animal piadoso, una novela inspirada en los maestros rusos, con la que recuperará su vertiente más grotesca y humorística.