Archivo de Público
Martes, 13 de Noviembre de 2007

Bruselas critica la presencia de capital estatal en las grandes telefónicas

Europa tendrá un regulador comunitario de telecomunicaciones para 2010 y regulará la separación funcional de las redes de telefonía históricas

ANA TUDELA ·13/11/2007 - 20:59h

Los supervisores y legisladores nacionales de telecomunicaciones notaron ayer sobre sus espaldas la avalancha de poder de la Comisión Europea que llevaban meses viendo caer desde la cima de Bruselas. A las CMT de cada país las quiere independientes, dice la comisaria de Sociedad de la Información, Viviane Reding. Pero para lograrlo habrá un regulador europeo por encima de todos los nacionales, anunció ayer junto al resto de directrices que guiarán la normativa del sector a partir de 2010.

Los 27 reguladores nacionales estarán representados en la llamada Autoridad del Mercado de las Telecomunicaciones y ésta tendrá poder para vetar medidas de un regulador nacional e incluso actuar en caso de que las autoridades nacionales se retrasen, informa Ep.

Privatización ya

Y es que Bruselas, y en especial Reding, duda mucho de la independencia de los reguladores nacionales. Así lo demuestra un argumentario colgado en la web de la Comisión para aclarar los puntos de la futura normativa. En él se comenta que "demasiado a menudo, los reguladores tienen una posición muy cercana al operador dominante que incluso en muchos países continúa siendo propiedad del Estado".

Esta "estrecha relación entre reguladores, ex monopolios y gobiernos puede llevar a una regulación ineficiente, proteccionismo nacional y retrasos en la protección de los consumidores".

A España le debió saber dulce esto último, porque desde el Gobierno se ha pedido en diferentes ocasiones que los Estados abandonen el capital de las compañías para que se compita en igualdad. Francia tiene aún el 27,4% de France Télécom (Orange), Alemania mantiene el 31,7% de Deutsche Telekom (Ya.com hasta que se vendió a Orange este verano) y Suecia mantiene el 51,1% del capital de TeliaSonera (actual propietaria de Yoigo).

El sinsabor para España es que la noticia del eurorregulador le ha pillado enarbolando la bandera de la independencia de la CMT para sostener el recurso contra la multa (152 millones de euros) impuesta por Bruselas a Telefónica por abuso de posición de dominio.

Pero Reding está crecida tras la rebaja de precios del móvil en el extranjero (roaming). Por eso ha sacado adelante el eurorregulador y por eso va sentar las bases para la separación funcional de las redes de telefonía históricas.

No se trata de expropiárselas a los antiguos monopolios sino de que accedan a ellas en igualdad con el resto de compañías. Tomar esta medida o no lo deja Reding en manos de los supervisores nacionales. De momento.

Cambiar de compañía en 24 horas

Una de las primeras medidas que destaca Bruselas en su argumentario sobre la normativa que entrará en vigor en 2010, es una reforma que “facilitará a los ciudadanos mantener su número de teléfono cuando cambien de compañía fijando un máximo de 24 horas para que los operadores entreguen el número al nuevo proveedor” del servicio elegido por el cliente. España ya ha reducido el plazo drásticamente en lo que a telefonía móvil se refiere, dejándolo en cuatro días.

Pero la Comisión quiere ir mucho más allá y quiere que sea posible intercambiar números incluso entre fijos y móviles. En telefonía móvil, la portabilidad lleva acumulados en España 7,2 millones de cambios entre 2006 y 2007.