Archivo de Público
Lunes, 20 de Octubre de 2008

La Xunta no contempla indemnizar a los Franco por abrir el pazo de Meirás

El expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del pazo  está en fase de tramitación y se resolverá a final de año

EFE ·20/10/2008 - 12:45h

EFE - Técnicos de Patrimonio de la Xunta de Galicia inspeccionan el pazo de Meirás, propiedad de la familia Franco y durante años residencia veraniega del dictador, para comprobar el estado del edificio y evaluar su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC).

La conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo, aseguró hoy que la Ley de Patrimonio Histórico no contempla compensación ni indemnización alguna a la familia Franco por la apertura al público cuatro días al mes del pazo de Meirás, si definitivamente es declarado Bien de Interés Cultural con categoría de 'monumento'.

Estas palabras de Bugallo se producen después de que la hija del general Franco y actual propietaria del pazo, Carmen Franco, hubiese podido exigir, en las alegaciones presentadas ante la Consellería de Cultura, una indemnización económica por tener que abrir la propiedad al público.

Además, Ánxela Bugallo consideró que dado que todo el mundo conoce en qué circunstancias se produjo la donación de la fortaleza al general Franco, no procede exigir algún tipo de indemnización económica.

Actualmente el expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del pazo de Meirás está en fase de tramitación, una vez finalizado el mes pasado el plazo para que los afectados presentasen sus alegaciones.

La solución, a finales de año

La conselleira explicó hoy que, al igual que como cualquier otro expediente que afecta a un Bien de Interés Cultural, el que afecta al pazo de Meirás se dará a conocer cuando esté totalmente resuelto, lo que podría ocurrir a finales de año según los plazos que manejan los responsables de Patrimonio de la Xunta.

La declaración como BIC de la propiedad de la familia Franco implicaría que el edificio tendría que abrirse al público al menos cuatro días al mes, y cualquier intervención sobre él precisaría de la autorización de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural.