Archivo de Público
Domingo, 19 de Octubre de 2008

El ex secretario de Estado Colin Powell apoya a Obama

El ex secretario de Estado del Gobierno de George Bush anuncia su apoyo al candidato demócrata porque es de una "nueva generación" y cree que "entusiasmará al mundo"

ISABEL PIQUER ·19/10/2008 - 15:55h

Colin Powell, el general republicano ahora jubilado que como secretario de Estado del primer Gobierno de George Bush, apuntaló los argumentos de la guerra contra Irak, anunció ayer que votará a Barack Obama. Powell aseguró que la elección del candidato demócrata "entusiasmará al mundo" y no dudó en criticar las tácticas electorales del aspirante conservador, John McCain.

Powell, de 71 años, una de las figuras más respetadas de su partido, hizo pública su decisión, que se rumoreaba desde hacía días, en el programa Meet the Press de la cadena NBC. "Creo que es una figura de profunda transformación", dijo Powell sobre Obama. "Es una nueva generación que llega al escenario del mundo y por eso votaré por él".

Entre las razones aducidas para justificar un cambio tan radical, Powell señaló que Obama "tiene el estilo y la sustancia para ser un presidente excepcional".

El general también dijo sentirse "incómodo" con una campaña republicana cada vez más negativa, y la elección como número dos de Sarah Palin que no considera suficientemente preparada.

"Están tratando de conectar a Obama con una imagen terrorista y creo que es inaceptable", dijo Powell refiriéndose a los intentos por parte de los conservadores de relacionar a su rival con el activista radical de los sesenta, Bill Ayers.

Primer afroamericano

El general, el afroamericano que había llegado al mayor puesto en un gobierno estadounidense, aseguró que el tema racial no había pesado en su decisión. "No puedo negar que tener a un presidente afroamericano será un evento histórico y si eso pasa los estadounidenses deberán estar orgullosos".

Powell y Obama hablaron diez minutos por teléfono tras la comparecencia televisiva del general, dijo el jefe de la campaña demócrata. No está previsto que participe en ningún acto electoral.

Powell pareció incómodo en algunos momentos de la entrevista y lo reconoció: "No es fácil para mí hacer esto. Siento decepcionar a McCain, pero él seguiría la política de estos últimos años".

Sobre la posibilidad de formar parte del equipo de Obama, Powell fue muy ambiguo: "Llevo 40 años trabajando para el Gobierno y en este momento no busco ningún puesto, pero hablaré con el presidente que me lo pida".

Ayer era difícil calibrar el impacto de este respaldo. Powell "podría ayudar a decidirse a los republicanos moderados, especialmente en Florida donde hay muchos militares y muchos militares jubilados", dijo el comentarista de la NBC, Chuck Todd.

McCain se tomó la noticia con filosofía. "No es una sorpresa. Estoy muy contento de haber conseguido el respaldo de otros cuatro antiguos secretarios de Estado y más de 200 generales y almirantes. Admiro y sigo respetando al Secretario Powell".

Ricos y pobres

Mientras, la campaña seguía su curso. En Concord, New Hampshire, McCain acusó a su rival del peor crimen posible. "Cree que hay que redistribuir la riqueza. Eso suena a socialismo. Por lo menos en Europa, los líderes socialistas que tanto lo admiran son mucho más claros sobre sus objetivos".

Obama, en San Luis (Misuri), ante 100.000 personas, uno de los mayores eventos de la campaña, le contestó. "Es una cuestión de valores. En EEUU, ¿solo valoramos la riqueza o también valoramos el trabajo que crea? En los últimos ocho años ya hemos visto lo que pasa cuando ponemos a la gente muy rica y muy conectada por encima del resto".