Jueves, 16 de Octubre de 2008

Obama y McCain entran en el tramo final de la campaña tras sus debates

EFE ·16/10/2008 - 19:11h

EFE - El candidato republicano a la presidencia de EE.UU., John McCain (D), y el demócrata, Barack Obama (I), durante el debate de ayer en la Universidad Hofstra en Hempstead.

Los candidatos a la presidencia de EE.UU. entraron hoy en el último tramo de su campaña electoral, una vez concluida la ronda de debates que les permitió contrastar públicamente sus planes de Gobierno.

El demócrata Barack Obama entra en esta fase con más a su favor: las encuestas lo consideran favorito, los sondeos iniciales lo dan como ganador del debate de la pasada noche en la Universidad Hofstra en Hempstead (Nueva York) y va a extender su campaña a estados hasta ahora considerados acérrimos republicanos, como Virginia Occidental.

Pero el republicano John McCain, que la pasada noche tuvo su mejor actuación de los tres debates presidenciales, insiste en que aún se encuentra en buena posición para remontar cuando faltan 19 días para las elecciones del 4 de noviembre.

En un desayuno para recaudar fondos en Nueva York, Obama instó hoy contra la complacencia de los demócratas.

Para aquellos que ya empiezan a verse en la Casa Blanca "tengo dos palabras: Nuevo Hampshire", dijo el demócrata, en referencia al estado en el que, durante las primarias, las encuestas le daban una clara ventaja sobre su rival Hillary Clinton y donde la senadora se acabó imponiendo.

"Hemos estado ya antes en situaciones en las que éramos los favoritos, la prensa empezó a dejarse llevar y acabamos recibiendo un tortazo", declaró el candidato.

En ese contexto, recordó: "tenemos 19 días, nos quedan 19 días no para el final, sino para el principio. El trabajo que le espera al próximo presidente va a ser extraordinario".

Obama tiene previsto participar hoy en un acto electoral en (Nuevo Hampshire) antes de regresar esta noche a Nueva York para participar en una cena benéfica a la que también ha confirmado su asistencia su rival republicano.

Las encuestas continúan hoy su tendencia a favor del candidato demócrata y las diarias le dan una ventaja entre los cuatro y los ocho puntos.

Encuestas específicas en los estados apuntan que en algunos considerados firmemente republicanos hasta ahora McCain está perdiendo terreno.

La campaña demócrata, al parecer, se plantea extender sus operaciones en esos estados, que incluyen Virginia Occidental -donde Obama perdió por casi 40 puntos las primarias frente a Clinton- y, en menor grado, Kentucky, Dakota del Norte y Georgia.

En estos dos últimos estados, el aspirante a ser el primer presidente negro de EE.UU. había desplegado importantes recursos antes de retirar sus operaciones este verano, al considerar que tenía escasas posibilidades de imponerse allí.

McCain, que hoy participa en actos electorales en Pensilvania antes de la cena benéfica en Nueva York, intenta, por su parte, defender los estados de tradición republicana y ganar terreno en alguno de tinte demócrata.

Así, el senador por Arizona participa hoy en actos electorales en Pensilvania, un estado donde las encuestas dan vencedor a Obama por un cómodo margen, antes de asistir esta noche a la cena benéfica en Nueva York.

La campaña de McCain volvió a incidir hoy en uno de sus principales argumentos contra Obama, lo que considera la falta de experiencia del senador por Illinois, y distribuyó un anuncio, bajo el título "Lucha", en el que hace hincapié en la capacidad de juicio y la experiencia del candidato republicano.

Durante el debate de la pasada noche, McCain, que se mostró a la ofensiva durante la hora y media del evento, arremetió contra Obama en asuntos como sus planes para sacar a la economía de su crisis actual.

El demócrata quiere favorecer a la clase media en detrimento de las pequeñas empresas, a lo que el republicano se opone.

"No voy a permitir una subida de impuestos a las pequeñas empresas", afirmó McCain, quien destacó que son los pequeños negocios los que crean riqueza y empleo en el país, y a los que hay que favorecer.

El debate tuvo un protagonista inesperado, Joe Wurzelbacher, un fontanero de Ohio al que Obama encontró haciendo campaña, y que ambos candidatos usaron como ejemplo para describir sus planes en el debate.