Jueves, 16 de Octubre de 2008

Joe, el plomero más famoso de Estados Unidos

EFE ·16/10/2008 - 19:11h

EFE - El candidato republicano a la presidencia de EE.UU., John McCain (D), y el demócrata, Barack Obama (I), durante el debate de ayer en la Universidad Hofstra en Hempstead.

Joe Wurzelbacher es el clásico ciudadano medio de EE.UU., de clase trabajadora y emprendedor, residente en una pequeña localidad de Ohio, pero desde hoy es también el plomero o fontanero más famoso de este país.

Los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain, se refirieron no menos de veinte veces a "Joe el fontanero" en su debate de la pasada noche, en la Universidad Hofstra en Hempstead (Nueva York), el último de los tres que acordaron antes de las elecciones del 4 de noviembre.

Obama había encontrado a Wurzelbacher en un acto electoral en Ohio y el plomero le pidió explicaciones ante las cámaras de televisión sobre el plan demócrata para subir los impuestos a las pequeñas empresas que ingresen más de 250.000 dólares al año.

Wurzelbacher, que tiene 34 años, explicó que su inquietud obedece a que se está planteando comprar la empresa para la que trabaja, que ingresa más de 250.000 dólares, por lo que si gana Obama, tendrá que pagar más impuestos.

En el debate del miércoles, Joe acabó siendo una especie de invitado fantasma, pues en especial McCain insistió una y otra vez a lo largo de los noventa minutos en dirigirse personalmente a él.

"Joe, cuando sea presidente yo haré que puedas comprar esa empresa que quieres, mantendré tus impuestos bajos y tus empleados podrán tener un buen seguro médico", prometió mirando a la cámara.

Hoy el que ya es el plomero más famoso de EE.UU. ha aparecido en los principales programas de televisión y ha habido reporteros que incluso acamparon a la puerta de su casa en Toledo (Ohio) para conseguir unas declaraciones cuando salía a primera hora de la mañana para ir al gimnasio

Totalmente calvo, robusto como un infante de Marina y sin pelos en la lengua, se ha declarado "atónito" de haberse convertido, de la noche a la mañana, en protagonista de la vida política.

"Esto es algo pasajero. No soy una superestrella... Ahora mismo estoy completamente atónito", declaró Wurzelbacher, quien afirmó que se siente ante la atención mediática como la cantante "Britney Spears con dolor de cabeza".

"Todo el mundo quiere saber lo que me pasa", dijo.

Pese a este declarado escepticismo, Joe, que tras su intercambio verbal con Obama ya había aparecido en algunos programas de televisión conservadores, admite que espera que la fama sea buena para el negocio.

"Espero tener un montón de trabajos hoy", afirmó a la cadena ABC.

El plomero no tiene inconveniente en expresar sus puntos de vista. Opina que "EE.UU. es el mejor país del mundo" y que está de acuerdo con la guerra en Irak.

"¿Nos ha convertido en un país más seguro? Por supuesto que sí", declara Wurzelbacher.

Hay algo sobre lo que no quiere pronunciarse, a quién votará el 4 de noviembre, pues cree que "cada uno debe votar a quien prefiera" y que su decisión solo le atañe a él.