Jueves, 16 de Octubre de 2008

Joe, el fontanero más famoso de la política en EEUU

Los candidatos a la presidencia se refirieron no menos de 20 veces a Joe, el clásico ciudadano medio de EEUU, de clase trabajadora y emprendedor

ISABEL PIQUER / AGENCIAS ·16/10/2008 - 22:55h

Es la nueva estrella de la campaña: Joe el fontanero. Y existe de verdad. No es una recomposición virtual del votante medio. Es Joe Wurzelbacher, un fontanero de Toledo, Ohio, que hace uno días, le preguntó a Obama durante una de sus frecuente visitas al estado, sobre su programa fiscal, especialmente para la pequeña empresa que esperaba poder crear. McCain lo sacó a colación durante el debate para acusar al demócrata de querer subir los impuestos.

Obama dijo que sólo aumentaría la presión fiscal para los ingresos superiores a 250.000 dólares anuales (más o menos el 5% del país) para así "repartir la riqueza". El vídeo del intercambio se convirtió rápidamente en un éxito en los blogs conservadores.

Joe no acababa de creerse esta fama repentina. Como un profesional, intervino en varios programas de televisión para contar algunos detalles de su vida: criado en Florida pero nacido en Ohio ("fue un shoc cuando supe que no era del Sur, que era un yanquee"), de familia militar, casado con hijos y bastante descontento con la propuesta demócrata.

"Es bastante alucinante que mi nombra salga mencionado en una campaña presidencial", dijo Joe. "No creo que sea justo que la gente con dinero pague más impuestos, es penalizar el éxito. Eso es un punto de vista socialista", contestó a una pregunta de "Good Morning America".

Joe no ha querido decir para quien votará pero no parece haber mucho misterio. La campaña republicana le ha pedido que participe en algunos de sus mítines este fin de semana (no podrá porque estará en Nueva York) y ha declaro alto y que "EEUU es el mejor país del mundo y no quiero disculparme por ello ( ) Hemos liberado Irak".

El tercer invitado al debate 

En el debate, Joe acabó siendo una especie de tercer invitado fantasma, pues en especial McCain insistió una y otra vez a lo largo de los noventa minutos en dirigirse personalmente a él. "Joe, cuando sea presidente yo haré que puedas comprar esa empresa que quieres, mantendré tus impuestos bajos y tus empleados podrán tener un buen seguro médico", prometió, mirando a la cámara.

Hoy, el que ya es el fontanero más famoso de EEUU, ha multiplicado sus comparecencias en los principales programas de televisión.

Hubo reporteros que incluso acamparon a la puerta de su casa en Toledo (Ohio) para conseguir unas declaraciones cuando salía a primera hora de la mañana para ir al gimnasio

Totalmente calvo, robusto como un infante de Marina y sin pelos en la lengua, se ha declarado "atónito" de haberse convertido, de la noche a la mañana, en protagonista de la vida política.

"Esto es algo pasajero" 

"Esto es algo pasajero. No soy una superestrella... Ahora mismo estoy completamente atónito", declaró Wurzelbacher, quien afirmó que se siente ante la atención mediática como la cantante "Britney Spears con dolor de cabeza, todo el mundo quiere saber lo que me pasa".

Pese a este declarado escepticismo, el fontanero -que tras su intercambio verbal con Obama ya había aparecido en algunos programas de televisión conservadores- admite espera que la fama sea buena para el negocio. "Espero tener un montón de trabajos hoy", afirmó a la cadena ABC.

El fontanero no tiene inconveniente en expresar sus puntos de vista. Opina que "EEUU es el mejor país del mundo" y está de acuerdo con la guerra en Irak.

"¿Nos ha convertido en un país más seguro? Por supuesto que sí", declara Wurzelbacher.

Hay algo sobre lo que no quiere pronunciarse, a quién votará el 4 de noviembre, pues cree que "cada uno debe votar a quien prefiera" y su decisión "nos importa a mí y al botón que apretaré para votar ese día".

Sin embargo, de sus declaraciones no parece que se desprenda mucha duda. Acerca de sus opiniones sobre el debate de la noche pasada, declara que "McCain expuso algunos puntos muy sólidos, y eso me parece muy bien".