Jueves, 16 de Octubre de 2008

Los pilotos aplauden que el juez abra otra comisión para el MD-82

El magistrado imputa por homicidio imprudente a tres técnicos de mantenimiento de Spanair

RAMIRO VAREA ·16/10/2008 - 21:41h

Una grúa retira uno de los motores del MD-82 siniestrado en Barajas el pasado mes de agosto. / EFE

Satisfacción pero también inquietud. El auto que imputa por homicidio imprudente y lesiones a los dos mecánicos y al jefe de mantenimiento de Spanair que revisaron el avión que se estrelló el 20 de agosto en Barajas (Madrid) ha dado un vuelco al caso. El juez Juan Javier Pérez ha citado a declarar en calidad de imputados a estos tres técnicos, ya que considera que "hay indicios" que lo justifican. Además, pide constituir un informe pericial en paralelo a la investigación que abrió la CIAIAC. El objetivo es determinar "la causa o causas" del siniestro.

El colectivo de pilotos expresó ayer su "satisfacción" por esta iniciativa judicial, ya que "desvincula" ambas pesquisas. A través de un comunicado, el Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (COPAC) confía en que, con la puesta en funcionamiento de la nueva comisión, "no solo se investiguen las causas del accidente sino que se analicen en profundidad las deficiencias estructurales del sistema aeronáutico español".

En su auto, el juez recuerda que el MD-82 abortó el primer despegue por una avería en el sensor de temperatura (RAT). Un técnico revisó este fallo y decidió desconectar el fusible de la sonda, según las instrucciones de la aeronave. En su auto, Pérez señala que consta en el manual del avión "que el RAT y la alarma de configuración inadecuada para el despegue (TOWS) están alimentados por el mismo relé". El documento de la CIAIAC recoge que el sistema TOWS no se activó, por lo que "no pudo advertir a la tripulación de una inadecuada configuración de los flaps y slats", unos mecanismos situados en las alas necesarios para el despegue.

El juez cree que estos fallos pudieron desencadenar la tragedia, y considera que hay indicios suficientes como para imputar a los tres técnicos que revisaron el aparato antes de estrellarse. Estos hechos "podrían constituir 154 delitos de homicidio imprudente y 18 delitos de lesiones".

Desde Spanair apoyaron ayer a sus tres técnicos y recordaron que esto "no supone una merma de su presunción de inocencia". En cambio, el presidente de la Asociación Española de Técnicos de Mantenimiento de Aeronaves, José María Delgado, reconoció su disgusto por el auto, ya que en cierta manera "criminaliza" a sus compañeros. En Fomento mostraron su "absoluto respeto a la decisión judicial".