Archivo de Público
Martes, 13 de Noviembre de 2007

Rajoy promete recuperar los consensos sobre el modelo de país y política exterior

EFE ·13/11/2007 - 15:06h

EFE - El PP celebra este fin de semana en Madrid un congreso que diseñará un programa político basado en la derrota de ETA, la recuperación de los consensos y el aumento de la calidad democrática en España, según anunciaron hoy los coordinadores del programa electoral y de la campaña, Juan Costa y Pío García Escudero.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, dijo hoy que sus objetivos prioritarios si accede a la Presidencia del Gobierno serán recuperar los "grandes consensos básicos" sobre el modelo de país y reconducir una política exterior que consideró fallida.

Así lo aseguró en un almuerzo mitin que compartió en Alcañiz (Teruel) con unas 700 personas, simpatizantes y militantes del PP aragonés, donde reiteró que se compromete, si resulta elegido, a recuperar la concordia que "la irresponsabilidad de un dirigente político ha roto", en alusión al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Prometió, en la línea de la recuperación de esos grandes consensos, que no negociará con ETA, que mirará "hacia el futuro" y y que dotará a España de una política exterior "propia de un país civilizado"; que proporcionará, en definitiva, "tranquilidad, seguridad, estabilidad y certidumbre" al país.

Rajoy insistió que defenderá que España es "una nación" de ciudadanos "iguales en derechos, deberes y oportunidades" frente a discusiones "tan pintorescas" como si son dos, tres o cuatro, pero también se comprometió con el Estado de las Autonomías.

Durante el Gobierno de Zapatero, lamentó, se ha hablado mucho "de naciones, de Estatutos, de historia, de Franco y de la República y de la alianza de civilizaciones", pero poco de "política exterior propia".

El "descontrol", añadió, ha sido la "seña de identidad" de la política del Gobierno de España, que está instalado en el "lío permanente" en cuanto al modelo territorial, la inmigración, la economía o las infraestructuras.

El consenso que promete propiciar para superar esta circunstancia pasa, fundamentalmente, por la política exterior, para evitar problemas como el recientemente generado en la Cumbre Iberoamericana de Chile entre el Rey Juan Carlos -de cuya actuación se mostró "orgulloso"- y el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Se comprometió a protagonizar, como presidente del Gobierno, una política exterior "propia de una democracia liberal" y, frente a la pérdida de respeto que consideró que ha sufrido España en los foros iberoamericanos o europeos, a recuperar como socios a las democracias occidentales, las avanzadas.

Francia, Alemania, Inglaterra o Estados Unidos deben de ser estos socios, y no, añadió Rajoy, "Cuba, Evo Morales, Chávez o el rey de Marruecos".

Incidió ante la necesidad de construir un gobierno "sensato, serio", con un programa conocido y con prioridades, frente al de Zapatero, que, según estimó, gobierna "a base de ocurrencias e improvisaciones".

La economía será la otra prioridad del PP para impulsar el futuro de España, porque este Gobierno, según Mariano Rajoy, no se ha ocupado de ella, ha vivido "de la inercia y de la herencia" y ahora ésta se ha acabado y llega la "incertidumbre".

Prometió una "importante" rebaja de impuestos, una apuesta "clara" por las infraestructuras" y una atención prioritaria a la educación, donde las fronteras "cada vez se diluyen más".

Tras vaticinar que ganará las elecciones, se refirió a los tres premios Nobel y once expertos internacionales que participarán en la elaboración del programa socialista y se preguntó, irónico, por los motivos de esta decisión "si ya tienen a Pepe Blanco".

El PP, enfatizó, cuenta para su programa y para ganar las elecciones "con la gente", con los ciudadanos, y tiene como bandera su defensa del país, de la libertad y de la igualdad.