Jueves, 16 de Octubre de 2008

Uribe presiona para ser reelegido en 2010

La oposición dice que la reforma constitucional que ahora se debate "es escandalosa"

GORKA CASTILLO / AGENCIAS ·16/10/2008 - 21:16h

El presidente Uribe se quita la corbata al inicio de un acto con estudiantes en la ciudad de Cali. EFE

Álvaro Uribe quiere ser imprescindible. Sin hacer excesivo ruido, sus órdenes para reformar la Constitución de Colombia y aspirar en 2010 a un tercer mandato se van cumpliendo a rajatabla. El debate iniciado en septiembre contemplaba darle un respiro de cuatro años antes de habilitarle en 2014 para una nueva candidatura. Pero la ansiedad del presidente, cuya popularidad flota ahora en la estratosfera política, ha sido decisiva.

A falta de un pequeño formalismo, el diezmado y controvertido Congreso -con 28 representantes de los opositores Partido Liberal y Polo Democrático escandalizados o ausentes en señal de protesta y con 60 de los asientos de la derecha vacíos por sus vínculos con los paramilitares- aprobará en unos días la pregunta que se realizará en un inmediato referéndum: "Quien haya sido elegido presidente de la República por dos períodos constitucionales, podrá ser elegido para otro período". De aprobarse Álvaro Uribe será el inquilino que más tiempo ha ocupado la Casa de Nariño: 12 años consecutivos.

Toda la oposición en pleno ha denunciado las maniobras del actual presidente para alcanzar su objetivo. Liberales y la izquierda acusan al Gobierno de prácticas no democráticas para reformar por tercera vez una Carta Magna que no es ni sombra de la que era en 2002, cuando Uribe llegó al poder.

"Además de la falta de garantías de este proceso, de hacer lo mismo que critican a Chávez o a Correa, siguen bloqueando el tema de la parapolítica que les afecta a ellos o los intentos de reforma judicial del presidente. Lo que está pasando en Colombia es un escándalo", denuncia un político en conversación telefónica desde Bogotá con Público. El jueves, la organización estadounidense Human Rights Watch hizo publico un informe en el que acusa al Gobierno colombiano de presionar a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), la misma que denunció la compra de votos de Uribe para su reelección presidencial en 2006, para que no investigue la conexión entre políticos y los paramilitares.

Ataques agresivos

"En ocasiones ha proferido ataques públicos agresivos y peligrosos contra la CSJ e incluso propuso quitar competencias a este tribunal para evitar que continuara con sus investigaciones sobre la parapolítica aunque al final fue retirada", señala el informe.

Uribe llegó a solicitar hace un año una amnistía para todos los políticos -casi un centenar entre diputados, alcaldes y gobernadores, la mayoría de su partido - encarcelados por vínculos con grupos armados de extrema derecha. El último en caer fue el hermano del ministro del Interior, Fabio Valencia. En septiembre entró en prisión incondicional.

Los indígenas protestan contra el Gobierno

Las protestas indígenas realizadas en el Valle del Cauca contra el incumplimiento del Gobierno de Uribe en la devolución de tierras dejó diez muertos -todos ellos manifestantes- y al menos 75 heridos, entre ellos diez policías.

Los incidentes tuvieron lugar en el municipio de La María, a 600 kilómetros al suroeste de Bogotá, donde se encuentran concentrados más de 10.000 personas desde hace días para exigir al Ejecutivo el cumplimiento de unos acuerdos suscritos hace 15 añossobre la entrega a los indígenas de 15.000 hectáreas. El Centro de Cooperación al Indígena, CECOIN, denunció la muerte de tres manifestantes durante los fuertes enfrentamientos con la policía y la de otros diez a manos de la organización paramilitar de extrema derecha Águilas Negras. El presidente colombiano respondió que el verdadero peligro es "la infiltración de terroristas en las movilizaciones" que se realizan en varias regiones del país. "Actuamos pare evitar bloqueos y violencia", dijo Uribe.