Archivo de Público
Martes, 13 de Noviembre de 2007

EEUU mandará un enviado a Pakistán para insistir en el final del estado de excepción

EFE ·13/11/2007 - 17:47h

EFE - Confinada en una vivienda de Lahore (este), la ex primera ministra de Pakistán Benazir Bhutto pidió hoy la dimisión del presidente, Pervez Musharraf. En la foto, seguidores de Bhutto queman madera durante una protesta celebrada en Karachi (Pakistán).

La Casa Blanca mandará un enviado especial de alto nivel a Pakistán para insistir ante el presidente de ese país, Pervez Musharraf, en que tiene que levantar el estado de excepción, informó hoy el diario The New York Times.

El rotativo mencionó que Washington no estará satisfecho con el plan de Musharraf para celebrar elecciones hasta que este no ponga fin al estado de excepción.

El periódico, que cita fuentes no identificadas del Gobierno estadounidense, señaló que aunque la Casa Blanca ve con buenos ojos la idea de que se lleven a cabo comicios en enero, se cuestionó si las elecciones pueden ser legítimas cuando el país sigue bajo los efectos de la ley marcial.

Esa situación impide que los partidos de la oposición puedan hacer campaña o reunirse libremente.

"El presidente (de EE.UU., George W. Bush) cree que necesitamos levantar el estado de excepción, con el fin de tener elecciones libres y justas", dijo Dana Perino, la portavoz de la residencia oficial.

Por su parte, un alto funcionario del Gobierno señaló al Times que sigue abierto el interrogante de si podrán realizarse elecciones libres que reflejen los verdaderos deseos del pueblo paquistaní si el general Musharraf continúa encarcelando o deteniendo a la oposición.

Según el Times, esos comentarios reflejan la creciente frustración de Washington con Musharraf, así como un desasosiego cada vez mayor sobre cuánto tiempo más podrá continuar Pakistán en la actual situación sin sucumbir a una mayor inestabilidad.

La administración Bush sigue respaldando en público a Musharraf a quien el Pentágono todavía ve como la mejor opción de EE.UU. para hacer frente a los miembros del grupo terrorista Al Qaeda presentes en el país.

El alto funcionario entrevistado por el Times aseguró que EE.UU. no está listo para dar la espalda a Musharraf, pero la fuente añadió que mucha gente en el Gobierno está preocupada porque temen que los errores del presidente pakistaní acaben erosionando el respaldo de sus bases lo que podría obligarlo a entregar el poder.