Martes, 13 de Noviembre de 2007

El presidente del Congreso filipino confirma un muerto y 15 heridos en un "acto terrorista"

EFE ·13/11/2007 - 15:01h

EFE - Imagen de archivo de la presidente filipina, Gloria Macapagal-Arroyo, en el edificio del Congreso en Quezon City, al norte de Manila.

El presidente del Congreso filipino, José de Venecia, confirmó que la explosión ocurrida hoy en el interior del edificio de la Legislatura, que ha causado al menos un muerto y 15 heridos, fue un "acto terrorista".

"No fue una granada. Esto es una acción terrorista o de un grupo anarquista", dijo a los medios De Venecia.

El jefe de la Policía de Metro Manila, Geary Barias, precisó que el fallecido es Marcial Calvo, conductor de Wahab Akbar, diputado por la provincia de Basilan, quien también quedó herido junto a otros dos congresistas, Henry Teves (Negros Oriental) y Luzviminda Ilagan, del grupo feminista Gabriela.

El estallido tuvo lugar a las 20.15 hora local (12.15 GMT) en el vestíbulo del ala sur del complejo, indicaron a Efe testigos y fuentes policiales.

La Policía afirmó que tiene indicios de que la bomba pudo ser transportada al interior del recinto en una motocicleta aparcada cerca de la entrada al edificio y que quedó destruida por la explosión.

Al menos tres coches se incendiaron por la deflagración, registrada cuando estaba a punto de concluir un pleno del Congreso, que reanudó su período de sesiones el pasado 5 de noviembre.

La explosión, que destruyó parte del techo del vestíbulo, causó un incendio en cuya extinción están trabajando los bomberos del departamento de Quezon City, el municipio manileño donde está la sede de la Cámara Baja del Parlamento filipino.

Según los testigos, el resto de heridos son empleados de los gabinetes personales de los diputados.

La presidenta del país, Gloria Macapagal Arroyo, ha ordenado al director de la Policía Nacional, general Avelino Razón, que se encargue personalmente de la investigación de los hechos, y la primera medida de éste fue declarar el estado de alerta máxima en todo Metro Manila.

El atentado tuvo lugar cuando los cuerpos de seguridad filipinos todavía investigan la causa de otra explosión que el pasado 19 de octubre causó once muertos en un centro comercial del distrito financiero de la capital, que inicialmente fue atribuida a una bomba y después a un escape de gas.

Este "acto terrorista", tal y como fue calificado por De Venecia, se produce justo cuando la presidenta intenta sortear en la mismo Congreso un proceso de destitución por acusaciones de corrupción y de falta de respeto hacia los derechos humanos, la tercera moción de censura en los últimos tres años.