Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Fernando Savater gana el Premio Planeta con 'La Hermandad de la Buena Suerte'

El jurado del premio ha seleccionado como finalista a la autora manchega Ángela Vallvey por su novela 'Muerte entre poetas'

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·15/10/2008 - 23:49h

EFE - El catedrático de Ética, Fernando Savater, ha ganado el Premio Planeta con "La Hermandad de la Buena Suerte".

Las quinielas acertaron, como escrupulosamente hacen cada año, el nombre del ganador del premio entre los premios literarios, al menospor cuantía económica (600.000 euros). El filósofo, profesor, novelista, articulista e ideólogo político de UPyD Fernando Savater ha obtenido el premio Planeta 2008 por La hermandad de la suerte, una obra "de aventuras con aliño metafísico, ambientada en las carreras de caballos".

Angela Vallavey resultó finalista con la obra 'Muerte entre poetas'.

No es la primera vez que Savater saborea las mieles del Planeta. Yaen 1993 quedó finalista con El jardín de las dudas en 1993, año en el que se impuso el hispanoperuano Mario Vargas Llosa por Lituma en los Andes.

Savater: "En esta novela no sale ninguna catedral, ni capillas, ni nada"

Pese a ser el premio más comercial de las letras españolas, el autor ha tratado de distanciarse de la etiqueta subrayando que en su obra "no sale ninguna catedral, ni capillas, ni nada". Se trata, más bien, de una novela "de aventuras y desventuras", con una trama que gira alrededor de una carrera de caballos. "Hay incidentes, rivalidades" en capítulos con "su propia entidad",

Savater defiende que el 90% de las noveles "es relleno" y él ha querido sólo "contar lo que interesa". "Es una novela desgrasada, 'no fat', que no engorda". "Será una tranquilidad para el lector, que está acostumrado a escuchar mis sermones", ha asegurado para confesar que, con esta novela, se ha tomado "unas vacaciones" de sí mismo.

En La hermandad de la buena suerte no hay ni guiños literarios ni homenajes. El título, sin embargo, sí es "un guiño a que la novela es lo menos esotérico del mundo".

Savater, un aficionado a las carreras de caballos, confía en que su novela sea la segunda más importante sobre esta temática. "La primera es la de un chileno, Fernando Alegría, y me gustaría que la mía fuera la segunda mejor novela sobre caballos", ha apuntado.

Pasiones violentas

En Muerte entre poetas, de Angela Vallvey, una mecenas viuda de poeta convoca a una reunión en un cigarral de Toledo a lo mas insigne de la poesía. Pero todo se tuerce cuando se produce un asesinato, por lo que la trama, además de girar alrededor de la literatura, trata "las pasiones violentas que todos, por muy cultos que seamos, llevamos dentro". "Es un homenaje a las novelas de Agatha Christie", dijo, y rectificó: "bueno, uno que me doy gracias a Christie".

Tras recoger el premio, Vallvey quiso "brindar" la velada "al inventor de esta idea, al viejo Lara" que, "esté donde esté" ha construido "una pequeña editorial, nada del otro mundo. Bueno sí", aseguró. "Lo imagino tras de Jesucristo, persiguiéndolo para que escriba sus memorias", dijo.

Acerca de los libros, la castellanomanchega destacó que a ella la libraron de la "soledad" y el "aburrimiento", y recordó que su madre compraba un sinfín de novelas que no leía, pero ella sí. "Donde hay un libro, tarde o temprano siempre ronda un lector".

"Estoy encantada de ser finalista con Savater. Siento que ya he ganado, no pienso en ganar dentro de 15 años ni a más corto plazo", recalcó al ser advertida que el filósofo fue finalista en 1993 -cuando Mario Vargas Llosa ganó el premio-- y hoy, 15 años después, lo ha ganado.

"Como un huevo a una castaña"

La novela de Vallvey es "un homenaje a las novelas de Agatha Christie"

 

El miembro del jurado y ganador del Planeta en 2006, Alvaro Pombo, indicó hoy que ambas novelas "se parecen como un huevo a una castaña", porque Savater hace "un elogio del caballo" y Vallvey hace una "refutación de los poetas".

"Los poetas mienten muchos, decía Nietzsche, y este libro es ostentorio de lo mucho que mienten. Se asesinan entre así. El caso del poeta asesinadito", parafraseo Pombo, no sin despertar risas y aplausos entre los asistentes a la rueda de prensa.

Acerca de la naturaleza de los poetas, la autora -que ha publicado varios poemarios-- indicó que "un buen poeta no tiene porque ser buena persona", y que su novela contiene una nota final en la que asegura que tanto los hechos como los personajes son imaginados, "y si están inspirados en la realidad, son aún más imaginarios", concluyó.