Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Zapatero prevé fusiones bancarias para salir de la crisis

El presidente aseguró que las turbulencias internacionales acelerarán la concentración de bancos y cajas en España. Niega que sea una fórmula para salvar a entidades con problemas

Y. G. / V. Z. / M. A. ·15/10/2008 - 23:33h

"¿Coincide usted con el gobernador del Banco de España cuando sostiene que si las entidades financieras quieren subsistir será inevitable un proceso de reestructuración que incluirá fusiones?". A la pregunta de Josu Erkoreka, portavoz del PNV, en el Congreso de los Diputados, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, respondió: "Cuando hay un momento como éste, de grave crisis, es probable no sólo en España, también en otros países, que se produzcan situaciones de fusión o reestructuración". Y añadió que "a lo mejor este momento acelera" el proceso de fusiones.

El presidente dio así categoría de realidad a lo que hasta ahora era una mera posibilidad de la que se venía hablando en el sistema financiero español, pero que se veía para más largo plazo, para dentro de dos o tres años, cuando hubieran amainado la crisis financiera, la económica y la inmobiliaria. El proceso de fusiones era el cierre previsible y definitivo para una de las crisis más severas de la historia. Si las tormentas normales obligan siempre a cierta reestructuración, las actuales, mucho más.

"El sistema financiero español goza de buena salud", afirma zapatero

El Banco de España ha venido hablando de esta opción en los últimos meses como una forma más de reforzarse para el futuro. Después de las declaraciones del presidente del Gobierno, ya no es una fórmula más y tampoco se aventura tan lejana como se calculaba en el propio sector.

Por si alguien dudaba de que las fusiones sean una medida más para salvar a las entidades con más problemas, el presidente del Gobierno se adelantó al asegurar que "el sistema financiero español goza de buena salud". "Es de los pocos que no ha quebrado", explicó.

Pero dentro del mismo sector financiero, algunos reconocen que ciertas entidades pueden verse abocadas a una fusión para sobrevivir, si la crisis financiera se alarga en exceso y los mercados siguen cerrados, pese a las medidas impulsadas por los gobiernos.

Sea por salvarse o por hacerse más fuertes y potentes, las fusiones serán casi inevitables. Y su fin, según Rodríguez Zapatero, será "conseguir un mapa más racional, competitivo y eficaz" del sistema financiero español. Las fusiones, sobre todo de cajas, "pueden tener sentido", según el presidente, quien insistió en que no será el Gobierno quien decida quién debe unirse con quién. “El presidente del Gobierno no va a señalar ninguna entidad con el dedo”, advirtió.

No funcionan si se imponen

A su juicio, la situación no es inédita. Es más, recordó que el sistema financiero español ha conocido numerosos procesos de fusiones, igual que otros ámbitos empresariales, y señaló que la posición del Gobierno en la actualidad apunta a que estos procesos pueden tener sentido, pero no pueden salir bien si intentan imponerse. Esta última afirmación la hizo en especial referencia a la petición de Erkoreka de que el PSOE obligue al Partido Socialista del País Vasco (PSPV) a defender la fusión de las cajas vascas.

Las palabras de Rodríguez Zapatero dieron lugar a todo tipo de interpretaciones y, entre ellas, a la necesidad de que se modifique próximamente la Ley de Cajas porque la actual no facilita las fusiones entre entidades de diferentes regiones, que podrían ser la salida que algunos necesiten en caso de encontrarse con verdaderos problemas de solvencia, si arrecia la morosidad y los problemas de liquidez. Preguntado por esta posibilidad, el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, negó en Bruselas que su departamento esté trabajando en este momento en su modificación. Pero no descartó que lo hiciera el Partido Socialista.

Uno de los primeros en reaccionar a las palabras del presidente del Gobierno fue el Partido Popular. Fuentes del PP consideraron que el Gobierno se ha dado cuenta de que "la situación es tan grave que no le queda otra opción que reconocer la posibilidad de que la crisis acelere las fusiones bancarias".

Además, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, echó en cara al presidente del Gobierno que hable ahora de estas opciones (incluida la nacionalización de bancos) cuando hace menos de un mes aseguraba en Estados Unidos que el sistema financiero español era quizá de los más sólidos del mundo, gracias a su marco de regulación y supervisión.

Frente a esta opinión, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) aseguró ayer que las fusiones entre las cajas españolas no serían una solución a los problemas de liquidez que atraviesa el sector y aseveraron que un mayor tamaño no solucionaría los problemas de liquidez que puedan padecer, informa Europa Press.

País Vasco y Andalucía

Mientras, en el sector aseguran que las fusiones que se están negociando, como la públicamente anunciada entre BBK y la Kutxa, sean respuesta a la crisis. Claro que el presidente de Andalucía, Manuel Chaves, aseveró ayer que hay conversaciones entre algunas cajas andaluzas para avanzar hacia una fusión.

Su pretensión sería que en esta legislatura se produjera alguna nueva fusión en la comunidad autónoma, para conseguir en el futuro una
caja única.

Noticias Relacionadas