Archivo de Público
Jueves, 16 de Octubre de 2008

Respaldo general al plan de apoyo de bancos y cajas

Sólo ERC, IU y BNG plantean dudas sobre los dos decretos de Zapatero

JUANMA ROMERO ·16/10/2008 - 07:30h

EFE - José Luis Rodríguez Zapatero saluda, ayer en el Congreso, a los portavoces de IU, Gaspar Llamazares, e Iniciativa per Catalunya Verds, Joan Herrera.

El Gobierno tiene serias complicaciones en Presupuestos –ya hay seguras seis enmiendas de totalidad–, pero en la convalidación de los dos decretos ley de apoyo a la banca, el camino está expedito.

José Luis Rodríguez Zapatero tuvo la oportunidad de comprobarlo ayer en su reunión en el Congreso con los portavoces de todos los grupos. Lo hacía un día después de haber recibido en la Moncloa a Mariano Rajoy, y de haber pactado con él la modernización de la Seguridad Social y la apertura de una mesa de diálogo con el PP sobre reformas estructurales. La ronda de contactos se la había demandado singularmente Gaspar Llamazares, de IU.

PP, CiU, PNV, Coalición Canaria, UPyD y Nafarroa Bai ofrecieron al Gobierno respaldo a las dos medidas urgentes, la que concede avales del Estado a operaciones financieras hasta un máximo de 100.000 millones de euros y la que crea un fondo de compra de activos bancarios de 30.000 millones, ampliable a 50.000.

Todos los grupos insisten en la necesidad de garantizar un mayor control de la gestión

 

La izquierda parlamentaria del PSOE, en cambio, expuso más reservas y dividirá su voto en el pleno del lunes. Dirán no al fondo de apoyo a la banca ERC, IU, ICV y BNG. La inyección de liquidez a los bancos sí es aceptada por los republicanos. Más reservas ponen los otros tres partidos. En todo caso, sus votos no podrán contrarrestar el peso de los apoyos.

El Gobierno obtendrá otro premio añadido. Sus decretos no serán modificados. La mayoría de la Cámara baja estará de acuerdo en que los decretos no se tramiten como proyectos de ley, lo que demoraría su entrada en vigor.

Mesa bilateral con CiU

Zapatero mostró una vez más su debilidad por CiU. Su propósito de arrimarla al Ejecutivo. Josep Antoni Duran Lleida logró del presidente el compromiso de constituir una mesa bilateral de reformas estructurales, paralela a la que sostendrán PSOE y PP. El jefe del Gobierno prometió asimismo “tomar nota” de las propuestas de CiU para dinamizar la “economía real”. En particular, dos medidas: agilizar la devolución del IVA a las empresas y que a estas se les conceda una moratoria del pago de IRPF e IVA.

En el PNV, encontró también Zapatero un respaldo franco. “Está en la vía de buscar fórmulas coordinadas con la UE”, arguyó Josu Erkoreka. El portavoz nacionalista contrapuso, no obstante, la necesidad de arbitrar fórmulas de control parlamentario “singulares, inéditas” para compensar “el mayor poder del Ejecutivo”.

Garantías, a fin de cuentas. Todos los grupos insistieron en la misma vigilancia que ya exigía el PP. Llamazares y Joan Herrera (ICV), los dos diputados que mostraron un rechazo global mayor, abogaron, por ejemplo, por crear una oficina presupuestaria. Ellos y el resto de fuerzas juzgaron prioritario asegurar que las ayudas llegan a las pymes y las familias.

Noticias Relacionadas