Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Wall Street cae en picado y pierde un 7,9%

·15/10/2008 - 22:09h

La Bolsa de Nueva York cerró este miércoles con un descenso del 7,87% en el índice Dow Jones de Industriales, el mayor desde 1987, después de que el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, advirtiera de que la estabilización de los mercados financieros no será suficiente para garantizar la recuperación económica.

El índice Dow Jones de Industriales bajó 733,08 puntos (7,87%), hasta las 8.577,91 unidades, y volvió a perder la cota de los 9.000 puntos.

Se trata del segundo mayor descenso en puntos de la historia del Dow Jones, después de que el pasado 29 de septiembre perdió 777,68 puntos (-6,98%).

El mercado Nasdaq, donde cotizan numerosas empresas de tecnología e Internet, perdió 150,68 puntos (-8,47%) y se situó en 1.628,33 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 retrocedió 90,17 puntos (-9,03%), hasta las 907,84 unidades.

El índice compuesto NYSE, que agrupa todos los valores cotizados en la Bolsa de Nueva York, descendió 620,57 puntos (-9,73%), hasta las 5.759,96 unidades.

Wall Street perdió parte de lo ganado el pasado lunes, cuando el Dow Jones subió 936,42 puntos (11,08%), la mayor alza en puntos de su historia.

Arrastrado 

La Bolsa de Nueva York se vio arrastrada por los datos económicos difundidos por el Gobierno y por las advertencias de Bernanke, lo que contrarrestó el efecto positivo que se esperaba que tuvieran en Wall Street los resultados de Intel, Coca-Cola, Wells Fargo y JPMorgan Chase, que fueron mejores de lo esperado.

El Gobierno informó de que las ventas minoristas en septiembre bajaron un 1,2%, la peor caída registrada en tres años, y que el Índice de Precios de Productor (IPP) descendió un 0,4%, su segunda bajada consecutiva.

En un discurso en el Club Económico de Nueva York, Bernanke advirtió: "La estabilización de los mercados financieros es un primer paso fundamental, pero incluso aunque se estabilicen, tal y como esperamos que lo hagan, una más amplia recuperación económica no llegará acto seguido".

Explicó que el mercado inmobiliario sigue siendo una fuente básica de debilidad para la economía real y para los mercados financieros, además de que advirtió que hay "ralentizaciones en el gasto de los consumidores, en las inversiones empresariales y en el mercado laboral".

Sin hablar de recesión, el presidente del banco central estadounidense pronosticó una ralentización de las exportaciones, que describió como "una fuente de fortaleza" habitual para el país.

Sin embargo, apuntó que esos factores de ralentización económica podrán verse compensados en parte por otros más favorables, como la bajada del precio del crudo y de otras materias primas, que deberían ayudar a la contención de la inflación.

Además, Wall Street aceleró su caída después de la publicación del llamado "libro beige" de la Reserva Federal, en el que constató que la actividad económica se debilitó en septiembre en EE.UU. y los empresarios se volvieron más pesimistas acerca del futuro.

Según este informe, el gasto de los consumidores, que en EE.UU. equivale a más de dos tercios del Producto Interior Bruto (PIB), disminuyó el mes pasado en la mayoría de los distritos, tanto en el comercio minorista como en las ventas de vehículos automotores y el turismo.

Entre las compañías que presentaron resultados, las acciones de Coca-Cola subieron un 1,1% y las de la aerolínea Delta un 1,22%, mientras que las de JP Morgan Chase bajaron un 5,82%, las de Intel un 5,9%, las de Wells Fargo un 0,51% y las de American Airlines un 0,11%.

Las obligaciones a diez años subieron en el mercado secundario de la deuda y ofrecían una rentabilidad, que se mueve en sentido contrario, del 3,98%, frente al 4,06 por ciento del cierre del martes.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), el precio del barril del petróleo de Texas bajó 4,09 dólares y cerró a 74,54 dólares, su precio más bajo desde agosto de 2007.

Noticias Relacionadas