Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Los concesionarios creen que se revisará el Vive

Presentan una propuesta para ampliar el plan de renovación de coches viejos

A. M. VÉLEZ/G. AYUSO ·15/10/2008 - 21:47h

La patronal de los concesionarios, Faconauto, da por fracasado el Plan Vive de renovación del parque automovilístico, pero es optimista respecto a su posible revisión. Los concesionarios han planteado a los ministerios de Industria y Economía elevar el límite de emisiones de los coches que pueden acogerse al plan (de los 120 gramos por kilómetro actuales a 160), así como bajar la antigüedad mínima de los coches a achatarrar de los 15 años actuales a 10. Aseguran que la respuesta de los ministerios, sobre todo de Industria, ha sido “receptiva”.

La semana pasada, el titular de ese ministerio, Miguel Sebastián, pidió “cien días” para evaluar la eficacia del Vive, que se ha mostrado dispuesto a “flexibilizar” casi desde su entrada en vigor.

Faconauto, que pide que se sustituya la actual subvención (basada en la financiación) por ayudas directas, reclama que se incluya en el plan a los vehículos usados con menos de tres años de antigüedad, que recibirían 900 euros (frente a los 1.000 que piden para los nuevos).

Los concesionarios aseguran que la demanda de coches, que desde enero encadena caídas históricas, podría verse impulsada un 10% cada año, dado que el parque de automóviles viejos susceptibles de acogerse al Vive se duplicaría.

Faconauto cree que con su propuesta, que en la práctica equivale a recuperar el viejo Plan Prever, las arcas públicas lograrían unos ingresos netos de 116,6 millones gracias al impuesto de matriculación. “Al Estado no le costaría nada”, dijo su presidente, Antonio Romero-Haupold.