Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Andalucía no subvencionará a los colegios segregadores

Ser un centro mixto será imprescindible para obtener dinero de la Junta. Críticas a la Generalitat por no revocar las ayudas

O. CARBALLAR / A. MARTÍN ·15/10/2008 - 21:39h

Vista aérea de un colegio público andaluz.

Ser un colegio mixto. Es el nuevo requisito que a partir del próximo curso regirá los conciertos en Andalucía. La Consejería de Educación está elaborando un borrador para la próxima convocatoria, en enero de 2009, según el cual los centros que separen a los alumnos por sexo podrán quedarse sin subvención.

La Junta se ampara en una sentencia del Tribunal Supremo, dictada el pasado 16 de abril en respuesta a un recurso interpuesto por Castilla-La Mancha, que autoriza a las comunidades autónomas a negar el dinero público a los colegios que ofrecen una educación diferenciada.

"El sistema de enseñanza mixta, en el caso de los centros concertados, es una manifestación o faceta más de esa competencia sobre la admisión del alumnado que corresponde a la administración educativa que financia dichos centros [es decir, la autonómica]", dice el fallo. Actualmente, Andalucía sufraga 11 centros de este tipo, la mayoría vinculados al Opus Dei. La cifra, en toda España, asciende en torno al centenar.

¿Se va a aplicar el contenido de la sentencia en los conciertos vigentes? En Andalucía, no. "La educación mixta es uno de los principios que vertebran la ley andaluza y la ley nacional; y nos ampara esa doctrina del Supremo. Pero eso no quiere decir que vayamos a quitar los conciertos actuales, que expiran este curso [se renuevan cada cuatro años]", aseguran fuentes de la consejería andaluza. La retirada de la subvención se produciría el curso siguiente en el caso de que estos colegios no cumplieran con el nuevo requisito de educación mixta incluido en el borrador.

Casi una década peleando

La pelea en Andalucía viene de lejos. En 1999, una orden de la Junta prohibió la discriminación en la escolarización por razón de sexo. Varios colegios afectados la recurrieron y fue tumbada, siete años después, por la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia andaluz, la misma que ha estado machacando en los últimos meses la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC).

En ambos asuntos, en la educación diferenciada entre sexos y la objeción a EpC, figuran Victoriano Valpuesta y Enrique Gabaldón, dos jueces conservadores vinculados al Opus Dei que también fallaron contra la decisión de la Junta de Andalucía de limitar el número de alumnos por aula.

El proceso en La Mancha

El proceso andaluz se repitió en 2004 en Castilla-La Mancha (ambas están gobernadas por el PSOE). La orden autonómica que prohibió a los centros separar por razón de sexo fue recurrida por la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE). En esta ocasión, el alto tribunal manchego, al igual que el andaluz, dio la razón a los centros afectados. Sin embargo, a diferencia de la comunidad andaluza, que no recurrió, Castilla-La Mancha continuó con la batalla judicial en el Tribunal Supremo. Y ganó la guerra. En la Consejería de Educación afirman que, "ni se ha dado ni se va a dar" ninguna subvención a estos centros.

¿Aplicará el resto de comunidades la sentencia del Supremo? En Madrid, gobernada por Esperanza Aguirre, no. Según datos de la Consejería de Educación, actualmente hay dos colegios concertados de estas características. Son Las Tablas-Valverde y Monte Tabor. La comunidad "no tiene intención de eliminar el concierto en ninguno de estos dos casos", confirmaron.

En Catalunya, la situación está encallada en un laberinto legal. Ernest Maragall, conseller de Educació, se mostraba resignado: "Estamos en un Estado de derecho que tiene implicaciones y derivaciones y las situaciones consolidadas -como los conciertos de los que gozan estas escuelas- no pueden ser revisadas por nuevas normas".

Las dudas catalanas

Su Departament lleva desde 2004 tratando de revocar las ayudas fijadas en 2001 por CiU a 16 centros religiosos, pero los tribunales han descartado esta posibilidad. El Govern catalán se ha tenido que conformar con variar las condiciones para los centros que aspiren al concierto, por lo que no habrá nuevas escuelas que segreguen niños y niñas y reciban dinero público.

Ni siquiera la sentencia del Supremo del pasado abril ha hecho cambiar el escenario, y Educació descarta retirar el concierto a los centros que han gozado de él desde 2001 a pesar de su política educativa. "Creemos en la escolarización mixta, pero las leyes no son retroactivas. Si Andalucía quiere retirar este concierto, será porque sus asesores jurídicos interpretan que es posible hacerlo", explicaba un portavoz de Educació a este diario.

Sin embargo, el conformismo del Govern en este asunto ha sido duramente criticado incluso por sus socios en el tripartito. La portavoz adjunta de ERC en el Parlament, Anna Simó, dijo no compartir la interpretación de la sentencia del TS esgrimida por el PSC, y se refirió a la necesidad de remarcar, en el redactado de la ley, la educación mixta como condición indispensable.

Dolors Camats, portavoz de Iniciativa, advirtió por su parte que si la ley no tiene fuerza jurídica para garantizar la educación mixta, "entonces habrá que cambiar la ley". Afirmó, además, que no creen en la renovación automática del concierto, y que su formación no votará "una ley que no garantice la educación mixta".

Noticias Relacionadas