Miércoles, 15 de Octubre de 2008

El FBI registra un aumento en los delitos de Internet

Reuters ·15/10/2008 - 19:33h

El espionaje informático y el robo de datos personales se han incrementado notablemente en el último año, provocando pérdidas de decenas de millones de dólares y amenazando la seguridad de Estados Unidos, anunció el miércoles el responsable de la división del FBI especializada en este campo.

El director asistente del FBI Shawn Henry explicó a los periodistas que los grupos de crimen organizado se ven atraídos por la facilidad de alcanzar a millones de víctimas potenciales.

Hasta dos docenas de países han tomado un "interés agresivo" por introducirse en las redes de empresas estadounidenses y agencias gubernamentales, añadió.

Aunque declinó dar los nombres de esos países, las agencias estadounidenses de inteligencia han expresado su preocupación por la capacidad de Rusia y China por espiar a EEUU por medios electrónicos y afectar a redes informáticas del país.

En agosto, y en un posible ejemplo del poderío electrónico del espionaje ruso, Georgia acusó a Moscú de realizar un "ciberbombardeo" para desconectar páginas gubernamentales georgianas al mismo tiempo que lanzaba una ofensiva militar.

Los agentes federales estadounidenses, apuntó Henry, están aumentando sus esfuerzo por combatir el crimen informático y trabajando con su homólogos extranjeros allí donde el alza de ataques electrónicos ha despertado la atención internacional.

"En el último año, la actividad malintencionada se ha vuelto mucho más frecuente", afirmó. "La amenaza continúa creciendo".

Un método de ataque que está aumentando en popularidad es el uso de "botnets", redes fantasma en las que el software dañino se extiende a través de los ordenadores de personas y empresas ajenas a la trama, formando redes que pueden emplearse para robar datos o apagar un sistema, indicó Henry.

Otro método, el "fishing", en el que los delincuentes obtienen una copia de la lista de correo de una empresa y luego envían peticiones de aspecto oficial o corporativo solicitando información personal del empleado, es otro problema cada vez mayor.

Aunque esta clase de delitos no tiene relación la crisis financiera actual, apuntó Henery, las empresas de inversiones individuales pierden decenas de millones de dólares debido a tramas de "pumd and dump", en las que los delincuentes acceden a las cuentas de muchos clientes y las utilizan para alzar de forma artificial el precio de acciones modestas y venderlas desde sus propias cuentas.