Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Los países del G8 acuerdan celebrar una reunión de urgencia para abordar la crisis

"Vamos a ejercer nuestra responsabilidad para restaurar la confianza en el sistema financiero", dicen los países ricos

·15/10/2008 - 20:45h

La evolución de las bolsas (hoy el Ibex se ha dejado otro 5,06% y Wall Street se asoma una vez al abismo) demuestra que los planes de rescate de EEUU y la Eurozona no acaban de devolver la confianza a los mercados. 

Los Gobiernos de los siete países más industrializados del planeta y Rusia (G-8) han decidido convocar una reunión de urgencia, en "un futuro cercano", para abordar la grave crisis que viven los mercados financieros.

En un comunicado difundido hoy por la Casa Blanca, los líderes de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia, el Reino Unido y Estados Unidos, junto al presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, han mostrado su compromiso en resolver juntos la crisis y restaurar la confianza en los sistemas financieros.

"Vamos a ejercer nuestra responsabilidad compartida para resolver la crisis actual, fortalecer las instituciones financieras, restaurar la confianza en el sistema financiero y proveer un sustento económico solido para nuestros ciudadanos y negocios", dice el comunicado conjunto.

"Vamos a ejercer nuestra responsabilidad compartida para resolver la crisis actual"

En la reunión, que se producirá "en el momento apropiado, en un futuro cercano", se dará cabida a otras naciones claves en la recuperación de la economía mundial, y tendrá por objeto "elaborar un programa de reformas apropiadas para afrontar los desafíos del siglo XXI".

"Confiamos en que, trabajando juntos, afrontaremos los desafíos actuales y devolveremos a nuestras economías a la estabilidad y la prosperidad", apuntan los mandatarios.

El G8, apoya, por otro lado, el plan de acción que aprobaron el pasado fin de semana los ministros de finanzas del G7, y que fue respaldado por el Fondo Monetario Internacional.

Este plan va dirigido a fortalecer los fondos propios de las entidades financieras con problemas, a devolver la liquidez a los mercados de crédito, a restaurar los mercados secundarios donde se negocian los títulos con garantías hipotecarias, y a proteger a los inversores y ahorradores.

Igualmente, el G8 se ha comprometido a ayudar a las economías emergentes a mitigar los efectos adversos de esta crisis, con el apoyo del Fondo Monetario Internacional.