Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Un circuito artificial contra la parálisis

Científicos de EEUU logran que dos macacos muevan sus brazos paralizados gracias a un dispositivo conectado al cerebro

ANTONIO GONZÁLEZ ·15/10/2008 - 20:30h

Pulsar para ampliar.

Los científicos han dado un paso más en el largo camino para lograr prótesis que permitan a las víctimas de lesiones medulares y accidentes cerebrovasculares superar los obstáculos que les impiden mover sus miembros. Si el pasado mes de mayo se logró que un mono moviera con su mente un brazo mecánico, un grupo de investigadores, encabezado por el profesor Chet Moritz, de la Universidad de Washington (EEUU), ha conseguido ahora que dos macacos muevan con su mente, usando un pequeño computador conectado a su cerebro mediante unos electrodos, los músculos de la muñeca de un brazo paralizado antes de forma temporal con anestesia.

Ésta es la primera vez que se demuestra que una conexión artificial directa entre las neuronas y los músculos puede suplir la interrupción de un circuito fisiológico y devolver el control voluntario del movimiento de músculos paralizados. En cualquier caso, los autores se han apresurado a aclarar que la aplicación clínica de este desarrollo tecnológico no llegará antes de un decenio.

Los responsables del trabajo, que se publica en Nature , utilizaron dos monos de la especie Macaca nemestrina, a los que implantaron unos electrodos en el cerebro para conectar un grupo de medio centenar de neuronas de la corteza motora a una pequeña computadora. Posteriormente, el dispositivo se sirvió de complejos algoritmos para convertir la actividad neuronal en señales eléctricas, que permitieron, mediante un circuito conectado al brazo paralizado de los animales, que los macacos movieran los músculos de la muñeca. De esta forma, los macacos pudieron seguir controlando el movimiento de un cursor en una pantalla pese a tener el brazo paralizado.

Los científicos han hecho además un interesante descubrimiento; y es que, tal como destaca Moritz, “incluso las neuronas que no estaban relacionadas con el movimiento pueden ser redirigidas para controlar estos movimientos”. Esto abre el abanico de posibilidades de cara al futuro desarrollo de neuroprótesis.

Evitar los cables

Tras reiterar que todavía faltan años para que este avance pueda aplicarse en personas, Moritz señala que espera que en el futuro no sea necesario utilizar conexiones eléctricas a través de la piel, de forma que para evitar el riesgo de infecciones, “habrá que ir hacia una conexión sin cables”. De forma paralela, será necesario trabajar para conseguir mejores dispositivos electrónicos que permitan conexiones a más largo plazo; en este caso, duraron en torno a media hora.

Otro de los autores, Eberhard E. Fetz, considera que conexiones más prolongadas entre neuronas y músculo permitirán que los macacos optimicen el control del movimiento y mejoren sus resultados.

Noticias Relacionadas