Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Químico cerebral, ligado a dolor por pérdida de pareja: estudio

Reuters ·15/10/2008 - 18:27h

Por Michael Kahn

Un grupo de científicos informó el miércoles que identificó un químico cerebral clave que permitiría a las personas lidiar con las pérdidas repentinas o las separaciones de una pareja muy querida.

El hallazgo en una clase de roedor conocido como "rata de campo" podría conducir a posibles tratamientos para las personas que sufren síntomas similares a los de la depresión severa después de perder a un compañero, indicó el equipo de Oliver Bosch, de la Universidad de Regensburg, en Alemania.

"Lo que tenemos es un cambio en la actividad en una parte del cerebro relacionada con conductas como la ansiedad y la depresión", dijo Bosch en una entrevista telefónica. "Esto podría imitar lo que se produce en los seres humanos después de una separación o pérdida inesperada", agregó.

El equipo, que también incluyó a investigadores de la Emory University en Atlanta, estudió a ratas de campo porque, a diferencia del 95 por ciento de los mamíferos, estas criaturas forman vínculos duraderas con sus compañeros.

Otros estudios relacionaron la pérdida de una pareja a un mayor riesgo de depresión y enfermedad, pero Bosch y sus colegas querían hallar la explicación biológica de estas conductas.

En su investigación, los autores separaron a un grupo de roedores de sus parejas o hermanos y mantuvieron a las demás ratas junto a sus compañeros para medir la respuesta de los animales.

Las ratas de campo separadas de sus parejas y hermanos mostraron mayores niveles de ansiedad, pero sólo las que habían perdido a una pareja exhibían signos de depresión, informaron los expertos en la revista Neuropsychopharmacology.

Análisis posteriores mostraron que los niveles de un químico cerebral denominado "factor de liberación de corticotropina", un neurotransmisor involucrado en la respuesta al estrés, estaban elevados en todas las ratas que habían desarrollado un vínculo con su pareja.

Los roedores que recibieron un compuesto que bloquea ese químico no presentaron evidencia de estos síntomas, lo que sugiere que los medicamentos podrían hacer lo mismo en las personas a las que les cuesta superar la pérdida de alguien cercano, manifestó Bosch.

"Quizá sea posible aliviar este dolor y usar en el futuro estos bloqueadores para tratar a pacientes que realmente están sufriendo por la pérdida de un compañero", indicó el experto.