Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Interior ultima el informe que remitirá a la UEFA

La redacción del informe responde a las graves acusaciones vertidas por la UEFA a la Policía española y en el mismo se detalla la actitud violenta de los hinchas del Olympique

AGENCIAS ·15/10/2008 - 20:07h

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha decidido que sea su propio departamento el que dirija un informe a la UEFA detallando los incidentes ocurridos en el estadio Vicente Calderón el pasado 1 de octubre. Ese informe, que ultiman ya los responsables del Ministerio, incluirá una relación detallada de la actuación policial para contener el violento comportamiento de los ultras del Olympique de Marsella, así como todas las imágenes de los incidentes con las que cuenta la Policía, informaron a Europa Press fuentes de Interior.

La redacción del informe responde a las graves acusaciones vertidas por la UEFA a la Policía española y, por tanto, al Ministerio del Interior. Según el organismo futbolístico europeo, los incidentes fueron provocados por una desproporcionada actuación policial sin fundamento, algo que los agentes niegan taxativamente siempre remitiéndose a las imágenes en las que aparecen los ultras del Olympique destrozando el estadio y empleando la violencia contra otros presentes en el recinto y contra la Policía.

Vídeo aclaratorio

Las imágenes también han sido facilitadas al Atlético de Madrid para el recurso que va a plantear ante la UEFA por la suspensión de los dos próximos partidos de la Liga de Campeones en el estadio de la rivera del Manzanares. Esas imágenes fueron centralizadas en la Unidad de Coordinación Organizativa (UCO) del Vicente Calderón, una sala con la que cuentan todos los estadios de Primera División de España y cuyos monitores observan permanentemente el coordinador de seguridad del Cuerpo Nacional de Policía, un representante del club y un responsable de los servicios de emergencia.

En esas imágenes aparece, por ejemplo, la agresión con una silla, previamente arrancada, al jefe de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que solicitó a los ultras que retirasen la pancarta con la calavera, algo que no habían consdeguido previamente los 'steward', miembros de la seguridad de la UEFA, a requerimiento de éstos últimos.

El hecho de que el jefe del grupo de UIP destacado en el Calderón acudiera a hablar con los ultras sin casco se interpreta de dos formas en medios policiales consultados por Europa Press: como método habitual para no intimidar a los aficionados y porque su intención no era llegar agrediendo a los aficionados franceses. Finalmente, el policía recibió siete puntos de sutura en la frente.