Miércoles, 15 de Octubre de 2008

La UEFA aplaza la sanción de clausura por tres partidos del Vicente Calderón

Esta decisión supone que el Atlético de Madrid y el Liverpool podrán jugar en el estadio de la ribera del Manzanares el próximo miércoles

PÚBLICO.ES ·15/10/2008 - 19:13h

 

La UEFA ha decidido aplazar la sanción de clausura por tres partidos del Vicente Calderón, por lo que el encuentro de Champions entre el Atlético de Madrid y el Liverpool se podrá disputar finalmente el próximo miércoles.

El Ministerio del Interior está ultimando un informe que enviará a la UEFA . Ese informe, que ultiman ya los responsables del Ministerio, incluirá una relación detallada de la actuación policial para contener el violento comportamiento de los ultras del Olympique de Marsella, así como todas las imágenes de los incidentes con las que cuenta la Policía. El vídeo ha sido facilitado por el Atlético de Madrid en el que se observa lo que realmente ocurrió en el encuentro ante el Olympique de Marsella.

La decisión, que aún no se ha anunciado oficialmente ni comunicado al Atlético de Madrid por el organismo europeo, reconocería que no hay tiempo material para organizar ese choque en otro estadio a más de 300 kilómetros de Madrid, como imponía la UEFA, ya que están vendidas todas las entradas del partido, además de 3.000 localidades destinadas a aficionados del Liverpool.

Atlético y Liverpool, contentos con una decisión "sensata"

Al respecto, William Gaillard, portavoz de la UEFA ha asegurado a RNE que, hasta mañana, jueves, no se adoptará ninguna decisión oficial. El aplazamiento de la sanción agradaría a los dos clubes, que han alertado en las últimas horas de los problemas que provocaría jugar el partido en un campo distinto al Vicente Calderón, como recalcó esta tarde el entrenador mexicano Javier Aguirre, presente en el Masters Series de Tenis de Madrid."Me parece lo más sensato, para evitar problemas con el desplazamiento de los aficionados y por todo lo que supone organizar el partido con tan poco tiempo", dijo a TVE el técnico rojiblanco.

Ya esta mañana, el Atlético, en una rueda de prensa de su presidente, Enrique Cerezo, y su gerente, Clemente Villaverde , había avisado de la "imposibilidad actual" de que se disputara ese partido "en otro campo", lo que hacía pensar al club que la UEFA podría cambiar su decisión para jugar ese encuentro en el Calderón.

No poder disputar el partido en el Calderón provocaría graves problemas logísticos y de seguridad

Pese a que la UEFA había enviado una carta al club para fijar un estadio alternativo por esa sanción, el Atlético entendía que disputar el encuentro fuera de su campo supondría un "problema social, logístico y de seguridad", según declaró Cerezo. "Estando todas las entradas vendidas se hace imposible e inviable llevar el partido a otro estadio", afirmó, por su parte, Clemente Villaverde, gerente del club, que recordó que el Liverpool, en todas las declaraciones de jugadores, técnicos o directivos, "no entiende disputar el partido en otro sitio que no sea el Vicente Calderón".

Por ejemplo, esta mañana, Rafa Benítez, en declaraciones a la página web del Liverpool, también afirmaba el problema de que el partido no se jugara en el Vicente Calderón: "Cambiar el estadio tan tarde ocasionaría problemas enormes a nuestros aficionados. Y esto no es justo". A pesar del posible aplazamiento de la sanción, que no implica una reducción de la suspensión impuesta por la UEFA al club madrileño, el Atlético presentará mañana su demanda de apelación contra la sanción del organismo europeo de clausurar al menos por dos partidos el estadio Vicente Calderón.

La entidad rojiblanca tiene de plazo hasta el próximo viernes para presentar sus recursos ante la UEFA, que estudiará el caso un día más tarde y que, independientemente del posible aplazamiento del cumplimiento de la sanción, sobre el cierre del Vicente Calderón.

Sanción desproporcionada

El pasado martes, la UEFA sancionó al Atlético de Madrid por los incidentes en el partido de la Liga de Campeones ante el Olympique de Marsella, el pasado 1 de octubre, con tres partidos de clausura de su estadio, aunque el tercero a expensas del comportamiento del club y sus aficionados en los próximos cinco años.

Además, imponía también la obligación de disputar los dos encuentros en algún lugar a más de 300 kilómetros de distancia de Madrid y sancionaba con una multa económica de 150.000 euros al Atlético por comportamiento impropio de los seguidores, en referencia a supuestos gritos racistas a jugadores del Marsella. Al mismo tiempo, el entrenador mexicano Javier Aguirre fue suspendido por dos partidos por insultos a futbolistas del conjunto francés durante ese encuentro.  

Noticias Relacionadas