Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Beber alcohol moderadamente protege a las mujeres de la diabetes

Reuters ·15/10/2008 - 17:04h

Beber cantidades moderadas de alcohol protegería a las mujeres de desarrollar diabetes tipo 2, aunque los efectos del alcohol sobre la inflamación y la función de los vasos sanguíneos no explicarían la relación, sugirió un estudio.

El equipo de la doctora Joline W. J. Beulens, del Centro Médico Universitario de Utrecht, en Holanda, halló que la adiponectina, una hormona que produce el tejido graso y regula cómo el organismo utiliza la grasa y la glucosa (azúcar), influía en gran parte del efecto protector del alcohol, pero no en todo.

Estos resultados, escribieron los autores, "cuestionan" la importancia fisiológica de los efectos del alcohol sobre la inflamación, la función arterial y el metabolismo de la glucosa, por lo que la ausencia de una relación es "sorpresiva".

Beber alcohol con moderación reduce el riesgo de cardiopatías y diabetes tipo 2 porque eleva el colesterol HDL o "bueno".

Asimismo, reduce la inflamación y mejora la función endotelial, que es la capacidad de las venas de responder a las exigencias del sistema cardiovascular, ambas cuestiones asociadas con el riesgo de diabetes. Existe evidencia también de que el alcohol mejora la sensibilidad a la insulina.

Para investigar si esos factores influyen en los efectos protectores del alcohol, el equipo comparó a 705 mujeres que participaban del Nurses' Health Study y que desarrollaron diabetes entre 1989 y el 2000, con 787 mujeres sin diabetes.

La mayoría de las participantes no bebía alcohol o consumía unos 12,5 gramos de alcohol por día. Una copa estándar contiene unos 10 gramos de alcohol.

Por cada 12,5 gramos más de alcohol consumido, el equipo halló que el riesgo de diabetes tipo 2 se reducía un 42 por ciento.

El análisis estadístico reveló que los marcadores de inflamación y de disfunción endotelial y el nivel de sensibilidad a la insulina no participaban en la relación.

Pero los niveles de adiponectina representaron un 25 por ciento del efecto protector del alcohol tras considerar el peso corporal de las participantes.

"Esto sugiere que, más allá de la adiponectina, no existen otras vías tan importantes", escribió el equipo.

La inflamación y la disfunción endotelial estarían asociadas con el riesgo de diabetes tipo 2 porque ambas están relacionadas con la obesidad, agregaron los autores.

FUENTE: Diabetes Care, octubre del 2008