Miércoles, 15 de Octubre de 2008

El tratamiento de la apnea del sueño haría bien al corazón

Reuters ·15/10/2008 - 16:51h

Por Scott Baltic

Un equipo de investigadores eslovacos halló que el tratamiento con presión continua positiva en las vías respiratorias (CPAP) reduce los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular en los pacientes con síndrome de apnea obstructiva del sueño y síndrome metabólico.

No obstante, el beneficio se registra sólo en quienes adhieren adecuadamente a la terapia.

La apnea obstructiva del sueño (AOS) es un problema frecuente, en especial entre los obesos.

La AOS hace que los pacientes dejen de respirar por segundos durante el sueño. Esto ocurre cuando los tejidos blandos en la parte de atrás de la garganta se relajan e interrumpen temporalmente las vías aéreas.

El tratamiento con CPAP incluye el uso de una máscara especial que dispensa aire de manera continua a la garganta del paciente, lo que evita que colapsen los tejidos.

El síndrome metabólico es un conjunto de factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes, que incluye los triglicéridos altos, la glucosa (azúcar en sangre) elevada, la presión alta, el colesterol HDL o "bueno" bajo y el sobrepeso.

El estudio se basó en 32 pacientes con AOS grave tratada con CPAP y síndrome metabólico. Dieciséis participantes adhirieron aceptablemente al tratamiento con CPAP al usar el dispositivo por lo menos cuatro horas por noche; los 16 restantes no lograron cumplirlo.

Tras ocho semanas de CPAP, el grupo adherente obtuvo una reducción significativa de la presión, los niveles totales de colesterol en sangre y de la resistencia a la insulina, que es un precursor de la diabetes. La cohorte que no cumplió el tratamiento, en cambio, no logró variaciones en esos indicadores.

Los pacientes que realizaron CPAP redujeron significativamente el riesgo global de enfermedad cardiovascular, lo que no ocurrió en el grupo que no cumplió con la terapia.

La cohorte adherente obtuvo beneficios significativos en términos de estrés oxidativo e inflamación sistémica, lo que no ocurrió en el otro grupo.

La causa más común de no adherencia al tratamiento con CPAP fue que la máscara mal ajustada producía pérdidas, dijo a Reuters Health la autora principal del estudio, la doctora Ruzena Tkacova, de la Universidad P.J. Safarik y el Hospital L. Pasteur, en Kosice, Eslovaquia.

"Esas pérdidas eran más abundantes en los pacientes extremadamente obesos del grupo, de modo que se podría decir que la obesidad mórbida aumenta el riesgo de pérdidas", agregó la experta.

FUENTE: Chest, octubre del 2008