Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Fráncfort se llena de fotos de escritores junto a dos imágenes de Hugo Chávez

EFE ·15/10/2008 - 13:34h

EFE - Un hombre empuja un carro con cajas durante la inuguración de la Feria del Libro de Fráncfort (Alemania).

Las editoriales, cuando deciden decorar con fotografías sus stands en la Feria del libro de Fráncfort, suelen -como es de esperar- escoger fotos de escritores de su catálogo.

La italiana Bombiani, por ejemplo, mostraba hoy una foto gigantesca del brasileño Paulo Coelho y recordaba que el escritor celebra, en una fiesta convocada para esta noche, el haber vendido 100 millones de ejemplares de sus libros.

La española Tusquets tenía, en el centro de su stand, una foto del Premio Nobel de Literatura de este año, el francés J.M.G Le Clézio. Anagrama mostraba imágenes de varios escritores y en el stand del grupo Santillana, como todos los años, había un pantalla gigante en la que se alternaban imágenes de distintos autores de su catálogo.

En el pabellón de las editoriales alemanas se podía ver cómo la empresa Beck, aprovechando la noticia de la concesión del Man Booker Prize al indio Aminda Adiga, había dedicado una esquina, con fotografía del autor, a su novela "The white tiger".

En los puestos colectivos de los países latinoamericanos no abundaban las fotos. Argentina -cuyo stand es considerablemente más grande que en los últimos años y que ya está calentando motores para su presentación como país invitado en 2010- no tenía ninguna.

Esto último es curioso, si se piensa en la discusión surgida a raíz del proyecto de centrar la presentación de 2010 en torno a una serie de iconos -Maradona, el Che, Evita, Carlos Gardel y, para no dejar fuera a los escritores, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar- lo que, naturalmente, implicaría un gran despliegue fotográfico.

A México se le había colado una foto, de perfil, de la gobernadora de Zacatecas, Amalia García Medina, lo que molestó a algunas personalidades.

Una alta funcionaria, que rogó no ser identificada, lamentó que no se hubiera elegido a un escritor de Zacatecas, estado al que el pabellón mexicano quiere dar especial realce este año, y dijo a Efe que "a veces la gente no tiene clara conciencia de a dónde va".

En el stand de Perú -que ha vuelto a La Feria tras dos décadas de ausencia- colgaban un cartel con una imagen del Machu Pichu y otra de Mario Vargas Llosa concentrado en un libro, tal vez para recalcar su faceta como escritor y no como ex candidato a la presidencia.

Los cubanos hubieran podido desplegar sin remordimientos una foto de Fidel Castro porque en su stand se presenta un libro del "máximo líder" titulado "Reflexiones de Fidel". Se trata de una recopilación de artículos que el ex presidente cubano escribió sobre su convalecencia y que han sido reunidos en dos tomos.

En la instalación de Venezuela no había obras del presidente Hugo Chávez aunque sí un libro titulado "Reflexiones Chavistas", escrito por el periodista Alberto Aranguibel y que forma parte de la muestra de la Fundación Editorial El perro y la rana.

Otro libro de la misma fundación era "La otra cara de Reporteros sin Fronteras", de Maxime Rivas, que acusa a esa organización de manipular la información sobre Venezuela, haciéndole el juego a los países ricos.

Encima de los libros de El perro y la rana hay una foto de Chávez y una frase suya que dice que "toda mi vida se la daré a la lucha por el pueblo que amo con mi corazón de soldado".

En el stand de Venezuela también es posible encontrar literatura. Así, por ejemplo, se puede ver una muestra de la legendaria Biblioteca Ayacucho, una de las mejores colecciones de literatura latinoamericana que se han publicado en el continente y que ha alimentado intelectualmente a especialistas de todo el mundo.

Además, Venezuela muestra una colección de pensamiento americano de la que cabe destacar una recopilación de textos del cubano José Martí.