Miércoles, 15 de Octubre de 2008

La UE pide reformas mientras se acumulan los signos de recesión

Reuters ·15/10/2008 - 15:26h

Los líderes europeos presionaban el miércoles por una revisión de las estructuras financieras mundiales, lo que se sumaría a los planes de rescate bancario por valor de billones de dólares anunciados esta semana, mientras se acumulan los signos de una recesión mundial.

Estados Unidos informó el miércoles del mayor descenso mensual en las ventas minoristas en más de tres años, junto a otros datos económicos negativos, y los mercados de todo el mundo caían de nuevo.

Los líderes de la UE solicitaron reformas financieras cuando llegaron a Bruselas para una reunión, tras comprometer 2,2 billones de euros esta semana para rescatar a los bancos europeos y desbloquear los mercados de divisas que ha estrangulado los préstamos, en la peor crisis financiera desde la Gran Depresión.

El Gobierno de Estados Unidos siguió la senda con una acción radical análoga para contener la crisis, que comenzó con el colapso del mercado inmobiliario estadounidense y ahora amenaza las economías de todo el mundo.

"El Fondo Monetario Internacional tiene que ser reconstruido para adaptarlo al mundo moderno. Necesitamos un sistema de alerta temprana para la economía mundial", dijo el primer ministro británico, Gordon Brown, a periodistas en Bruselas.

La canciller alemana, Angela Merkel, también declaró a su parlamento que eran precisas nuevas normas financieras internacionales y que el FMI adoptara un mayor papel supervisor.

Estados Unidos ofreció el martes comprar 250.000 millones de dólares (unos 183.000 millones de euros) en participaciones accionariales en hasta nueve bancos, una iniciativa sorprendente en la cuna del capitalismo de libre mercado que sugiere un apetito de normas nuevas incluso allí.

El presidente norteamericano, George W. Bush, hizo hincapié el miércoles en que la decisión era temporal. "Confío en que a largo plazo esta economía regresará", dijo a periodistas antes de la reunión del gabinete el miércoles.

AMENAZA DE RECESIÓN

Aunque se haya evitado el colapso del sector bancario, no es el caso de una posible recesión, que marcaba la evolución de los mercados.

El Dow Jones caía un 3 por ciento y el índice S&P un 3,5%.

El beneficio del banco estadounidense JPMorgan Chase cayó un 84 por ciento, mientras que Wells Fargo informó de una caída de sus ganancias del 25 por ciento.

Las acciones europeas bajaban un 4 por ciento y el petróleo descendía más de tres dólares a 75 dólares el barril.

Además de la caída del 1,2 por ciento en las ventas minoristas de septiembre en EEUU, los precios mayoristas bajaron 0,4% y la fabricación menguó en el estado de Nueva York en octubre.

El desempleo británico sufrió la mayor subida en 17 años en los tres meses hasta agosto y la tasa de parados se incrementó al 5,7 por ciento, el nivel más alto en ocho años, según datos oficiales.

Por último, el crecimiento alemán estará ligeramente por encima de cero en 2009, dijo el ministro de Finanzas Peer Steinbrueck. Y dos responsables de la Reserva Federal apuntaron riesgos en la mayor economía del mundo.