Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Tropas de Camboya y Tailandia intercambian fuego en la frontera

Reuters ·15/10/2008 - 14:06h

Tropas de Camboya y Tailandia intercambiaron el miércoles fuego de misiles y armas pequeñas en una disputada franja de la frontera, causando la muerte de dos camboyanos y motivando un llamamiento de advertencia de Bangkok a sus ciudadanos en el país vecino.

Los enfrentamientos se dan en medio de una enorme inestabilidad política en Tailandia, en donde grupos de manifestantes opositores al Gobierno realizan una extendida campaña de protestas instando incluso al Ejército a lanzar un golpe de estado.

Tailandia y Camboya se acusaron mutuamente de iniciar el enfrentamiento, el incidente más serio en los cuatro meses de tensión en los territorios aledaños al templo de 900 años de antigüedad Preah Vihear, una impactante ruina hindú sobre una pendiente en la frontera.

Un fotógrafo de Reuters desde las líneas camboyanas dijo que un cohete pasó por arriba de su cabeza, lo que lo obligó a buscar resguardo.

Dos camboyanos murieron en el choque, informó el ministro de Exteriores de ese país, Hor Namhong, y al menos siete soldados de ambos bandos resultaron heridos.

Las fuerzas camboyanas habían capturado al menos a una decena de soldados tailandeses, agregó un responsable, sin brindar más detalles.

En Phnom Penh, el primer ministro Hun Sen se reunió con jefes del Ejército y del Gobierno para determinar una respuesta al enfrentamiento alrededor del monumento, una fuente de tensión entre las naciones del sudeste asiático durante más de un siglo.

El Tribunal Internacional de Justicia concedió el templo a Camboya en 1962, un fallo que ha irritado a Tailandia desde ese momento. Sin embargo, el tribunal fracasó en determinar la posesión de los 4,6 kilómetros cuadrados próximos a las ruinas.

La pertenencia de la pequeña porción de tierra se politizo mucho en julio, cuando los opositores al Gobierno de Tailandia la adoptaron como bandera de lucha, lo que generó fuertes posiciones nacionalistas.

En ese período, 2.000 soldados llegaron a estar a sólo metros de distancia en trincheras en una ladera que hasta hace 10 años estaba bajo el control de los remanentes de los Jemeres Rojos, la guerrilla de Pol Pot.

El ministro de Exteriores de Tailandia, Sompong Amornvivat, instó a los tailandeses a que se retiren de inmediato de Camboya, recordando un incidente en el 2003 cuando una multitud nacionalista incendio una embajada en Phnom Penh en medio de la disputa por el templo de Angkor Wat.

"Los empresarios tailandeses que no necesiten estar en Camboya, por favor, regresen a Tailandia", dijo a periodistas, agregando que el Ejército ya tiene un plan de evacuación, si es necesario.

La seguridad se ha incrementado fuera de la embajada de Tailandia el miércoles, con policías militares armados con rifles de asalto.