Miércoles, 15 de Octubre de 2008

El Gobierno italiano quiere clases específicas para los alumnos inmigrantes

Estudia un sistema de acceso a la escuela sólo para inmigrantes, mediante un test de ingreso. La oposición califica la medida de discrimnatoria

EFE ·15/10/2008 - 15:47h

El Gobierno italiano estudia un sistema de acceso a la escuela sólo para los alumnos inmigrantes, mediante un test de ingreso y clases diferentes, lo que ha provocado hoy duras críticas de la oposición que califican la medida como discrimnatoria.

La Cámara de los Diputados aprobó ayer una enmienda presentada por la ultraderechista Liga Norte, socios en el Gobierno de Silvio Berlusconi, que obliga al Ejecutivo a estudiar medidas para "integrar mejor" a los extranjeros en la escuela italiana.

La enmienda de la Liga Norte, que tiene que continuar su aprobación en el Parlamento para poder ser ley, prevé que los niños inmigrantes entren en el colegio "tras la superación de un test y específicas pruebas de evaluación".

Los niños inmigrantes serán distribuidos en las aulas en proporción con el número de alumnos italianos

Para aquellos que no las superen, se organizarán "clases puente" para garantizar la inserción del alumno en el grupo correspondiente.

Además, se prohibirá la inserción de los alumnos extranjeros después del 31 de diciembre, y los niños inmigrantes serán distribuidos en las aulas en proporción con el número de alumnos italianos.

Una ayuda para la integración 

La Liga Norte asegura que con esta medida se quiere ayudar a los jóvenes inmigrantes a "integrarse mejor" en la escuela y evitar que tengan problemas de educación y que "se retrase" el aprendizaje de los alumnos italianos.

Sin embargo, los partidos de la oposición aseguraron que esta medida es totalmente discriminatoria y que frena la integración de los inmigrantes.

"Es una vergüenza que un país como Italia, puente del Mediterráneo, vote en el Parlamento clases especiales para estudiantes extranjeros", declaró la responsable de políticas juveniles del Partido Demócrata, Pina Picierno.

"Es una propuesta reaccionaria porque da la imagen de una escuela cerrada, con miedo a la diversidad y se mina el serio trabajo de tantos colegios y profesores que han contribuido a la integración", añadió Picierno.