Miércoles, 15 de Octubre de 2008

McCain y Obama se preparan para el debate final

Reuters ·15/10/2008 - 12:31h

El republicano John McCain y el demócrata Barack Obama se enfrentarán el miércoles en su último debate, con un McCain que mantiene la esperanza de que una actuación sólida pueda comenzar a cambiar una carrera hacia la Casa Blanca que podría estar yéndosele de las manos.

A tres semanas de las elecciones del 4 de noviembre, McCain se está quedando casi sin posibilidades de revertir su caída en los sondeos de opinión nacionales y ganar terreno frente a un creciente Obama.

El encuentro, que se realizará en la Hofstra University en Hempstead, Nueva York, a las 09:00 EDT (01:00 GMT del jueves), será el tercero y último debate entre los aspirantes presidenciales y su última oportunidad para llegar a una audiencia televisiva de al menos 60 millones de espectadores.

"Puedes hacerte mucho bien cuando tienes un debate con esa cantidad de personas viéndolo", dijo el jefe del Partido Republicano en Carolina del Sur, Katon Dawson.

El debate se celebra en momentos en que nuevos sondeos de opinión muestran que Obama gana fuerza a nivel nacional y en estados clave después de semanas de crisis económica y caídas de los mercados, mientras más votantes dicen que confían en el liderazgo del demócrata sobre la economía.

Un sondeo de Reuters/C-SPAN/Zogby dio a Obama una ventaja de 4 puntos porcentuales, pero otras encuestas nacionales mostraron un margen mayor para el senador de Illinois.

Otra encuesta de CBS News/New York Times que dio a Obama una ventaja de 14 puntos porcentuales fue el quinto sondeo de esta semana en situar su liderazgo en los dos dígitos.

Las malas noticias en los sondeos destacaron lo que McCain se juega en el debate, que el martes dio a conocer un paquete de medidas para ayudar a los inversores, particularmente estadounidenses mayores, que han visto sus fondos de jubilación diezmados por las pérdidas en los mercados.

Pero McCain también dijo que no había terminado de hablar sobre el servicio prestado por Obama en un consejo comunitario en Chicago junto al ex radical de los 60 William Ayers. El senador por Arizona señaló que probablemente abordaría el tema durante el debate.

La vinculación con Ayers no se abordó en el último debate, aunque McCain ha hablado sobre él durante la campaña. Después del último encuentro, Obama indicó la reticencia de su rival para discutir el tema con él directamente.

"Estoy asombrado de escucharle decir que estaba sorprendido por que yo no tenía agallas para hacer eso", dijo McCain en una entrevista con radio KMOX en St. Louis, Missouri.

Varios sondeos de opinión recientes han mostrado que los ataques de McCain sobre el carácter de Obama habían fracasado, incrementando opiniones desfavorables sobre el republicano entre los votantes que buscan soluciones en el área económica.

"No hay duda de que la campaña negativa no está funcionando", dijo el encuestador John Zogby. "Para tener un impacto en este debate, McCain necesita ser proactivo y ser muy específico sobre la manera en que liderará la recuperación económica", agregó.

Ambos candidatos pasaron tiempo el martes preparándose para el debate. Obama se retiró a un centro turístico en el Lago Erie, en el estado clave de Ohio, mientras que McCain ensayó su discurso en un escenario del distrito teatral de Nueva York.

El debate presidencial estará enfocado en política nacional y economía. Obama y McCain se sentarán en una mesa con el moderador Bob Schieffer, de CBS News, en lugar de estar de pie en atriles como sucedió en el primero de los encuentros.