Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Un joven converso se declara culpable de un ataque contra un restaurante

EFE ·15/10/2008 - 13:35h

EFE - Flores depositadas por los familiares y amigos de las víctimas de los ataques terroristas de Londres del 7 de julio de 2005 en la oficina del alcalde de Londres (Reino Unido), el 7 de julio de 2008, con motivo del tercer aniversario de los atentados.

Un joven musulmán se declaró hoy culpable en un tribunal de Londres de intentar perpetrar un atentado suicida contra un restaurante en Exeter, al suroeste de Inglaterra.

Nicky Reilly, de 22 años y converso al Islam, admitió el ataque contra el restaurante "Girraffe" en una comparecencia por videoconferencia ante tribunal de Old Bailey.

El joven buscó información por internet sobre la manera de preparar bombas con soda cáustica y parafina.

Pero el artefacto le explotó en las manos cuando intentó montar la bomba en una botella de refresco en el cuarto de baño del restaurante el pasado 22 de mayo, según fuentes judiciales.

Reilly, con domicilio en Plymouth (sureste inglés), sufrió heridas leves en la cara al estallar la bomba.

Según la Policía, el joven tiene un historial de enfermedades mentales.