Miércoles, 15 de Octubre de 2008

ERC rechazará el decreto ley que regulará la compra de activos financieros

EFE ·15/10/2008 - 11:53h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (c), conversa con el secretario del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Ramón Jáuregui (i), mientras es fotografiado por los medios de comunicación al inicio hoy de la sesión de control al Gobierno del pleno del Congreso.

El portavoz parlamentario de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Ridao, anunció hoy que su grupo "no apoyará" el Decreto Ley que regulará la compra de activos de las entidades financieras por parte del Gobierno, aunque sí votará a favor de la concesión de avales a bancos y cajas.

Tras reunirse con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien les ha explicado las medidas económicas adoptadas por el Ejecutivo para hacer frente a la crisis financiera, Ridao explicó que su partido rechazará la creación del fondo de 30.000 millones de euros destinados a la compra de activos por entender que el Estado "puede acabar adquiriendo activos financieros basura".

Ridao consideró que esta medida "no es necesaria" en estos momentos, aunque no descartó alcanzar un acuerdo en este sentido "más adelante".

Por el contrario, aseguró que su partido sí apoyará el Decreto que regulará la concesión de avales a los bancos por un máximo de 100.000 millones de euros al considerar que esta iniciativa contribuirá a mejorar el acceso a la financiación de familias y empresas.

El diputado catalán resaltó que en su reunión con Zapatero ambos compartieron el diagnóstico del sistema financiero y la "necesidad" de plantear medidas conjuntas en consonancia con el resto de países de la zona euro para garantizar la estabilidad del sistema financiero.

Pese a ello, mostró su disconformidad con las "prioridades" del gasto público recogido en el Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2009, entre ellas, la devolución de 400 euros en el IRPF -que tildó de "medida electoralista" y supondrá 6.000 millones de euros a las arcas del país- así como con la "dejadez" del Ejecutivo respecto a la economía sumergida.