Miércoles, 15 de Octubre de 2008

El partido de Rosa Díez amenaza con ser la sombra de Gallardón

UPyD repartirá octavillas y carteles en todos los actos públicos del alcalde de Madrid para denunciar la ordenanza que prohibirá, en caso de aprobarse, el reparto de publicidad y octavillas en la calle y los hombre anuncio 

PÚBLICO.ES / EUROPA PRESS ·15/10/2008 - 11:41h

EFE - La diputada de UpyD, Rosa Díez.

Seguidores de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) repartirán octavillas y carteles en todos los actos públicos del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para denunciar la ordenanza que prohibirá, en caso de aprobarse, el reparto de publicidad y octavillas en la calle y los hombre anuncio.

Además, anunciaron que se concentrarán ante la sede del Ayuntamiento el próximo 31 de octubre, día en el que está prevista la aprobación de la normativa.

Según el coordinador madrileño de Unión, Progreso y Democracia, Ramón Marcos Allo, el partido montará mesas informativas en la capital el fin de semana del 25 y 26 de octubre.

Asimismo, señaló que acudirá a la vía judicial por los procedimientos previstos para proteger los derechos fundamentales, "en caso de que, como ha ocurrido otras veces, se les obligue a levantarlas".

"Debido a que como partido político es imposible, la Coordinadora Territorial de Madrid de UPyD ha anunciado que los afiliados, a título personal, interpondrán las correspondientes alegaciones a la ordenanza, y se ha convocado una concentración en el Ayuntamiento para el día 31 de octubre, que es cuando está previsto aprobarla", afirmó Marcos.

La calle es mía 

El portavoz del partido en Madrid, Mikel Buesa, aseguró que el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, "como buen discípulo de Manuel Fraga —quien acuñó la frase 'la calle es mía' cuando era ministro de Gobernación allá por 1976—, cree que la calle es suya, cuando es de todos".

Buesa se congratuló de que el PP haya decidido salir a la calle con su nueva campaña, pero que "no impida" que UPyD también lo haga porque sus miembros "están en la calle permanentemente como base de nuestra política de acercamiento a los ciudadanos".

"Está en juego la calidad de nuestra democracia"

Por otro lado, el partido de Rosa Díez criticó que su forma de hacer política "no es del agrado de los partidos políticos tradicionales". Así, señaló que Gallardón intentó prohibir hace unos meses que varios miembros de su partido colocaran mesas en la calle y en el parque del Retiro.

Fuera de la capital, UPyD denunció que en Las Rozas y Majadahonda prohibieron a sus afiliados poner casetas en las fiestas municipales; en Valdemoro les enviaron una carta para avisar de que sólo podía colocar una mesa informativa en periodo electoral, mientras que en Leganés por poner otra mesa les exigieron tener un seguro de responsabilidad civil.

Por todo ello, Unión, Progreso y Democracia aseguró que no callará porque "está en juego la calidad de nuestra democracia y el derecho de los ciudadanos a que la libertad de elegir, y de expresarse políticamente, no se constriña al periodo electoral".

Noticias Relacionadas