Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Zapatero dice que la actualización del Plan de lucha contra el fraude estará listo "en breve"

EFE ·15/10/2008 - 09:52h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la rueda de prensa de ayer.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, avanzó hoy que la actualización del Plan de lucha contra el fraude estará "listo en breve" y se centrará en dos grandes líneas de actuación: el fomento del cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales y el control de áreas de riesgo.

Zapatero hizo hoy este anuncio durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados en respuesta a una pregunta del diputado de ERC-IU-ICV, Joan Ridao, sobre las actuaciones que va a acometer el Ejecutivo para combatir el fraude fiscal y la economía sumergida ante la actual situación de crisis.

En su respuesta, el jefe del Ejecutivo le aseguró que el Gobierno "ha hecho suyo" el objetivo de combatir el fraude fiscal y la economía sumergida, y recordó que en febrero de 2005 se aprobó el Plan de lucha contra el fraude fiscal y en marzo de 2006 la Ley de medidas para prevención del fraude fiscal.

Aseguró que de 2004 a 2007 se han duplicado, hasta las 1.313, las actuaciones de inspección, y que en los tres años transcurridos desde la puesta en marcha del Plan de lucha contra el fraude la recaudación por actuaciones voluntarias y de control de regulación asciende a 20.000 millones de euros.

Tras escuchar la explicación del presidente Ridao acusó al Gobierno de utilizar la crisis para no afrontar el gasto real en financiación autonómica, financiación local, inmigración o dependencia.

En este sentido, recordó que las medidas aprobadas para aliviar la situación del mercado financiero han supuesto 150.000 millones de euros, una cantidad superior a los 110.000 millones destinados en 2006 a la financiación autonómica.

Además, puso en duda la efectividad del Plan de lucha contra el fraude y aseguró que, según numerosos organismos internacionales, España es, después de Grecia, el país con mayor volumen de economía sumergida que, según éstos cálculos, alcanza el 23 por ciento del PIB, lo que supone dejar de recaudar 90.000 millones de euros.